Artículos

La gente de Bélgica - Historia

La gente de Bélgica - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Bélgica

Los belgas se dividen lingüísticamente en hablantes de holandés, llamados flamencos, y hablantes de francés, llamados valones, con una población nominalmente bilingüe en Bruselas. Unos 67.000 hablantes de alemán viven en el este. Aproximadamente 900.000 extranjeros también residen en Bélgica. La densidad de población es la segunda más alta de Europa, después de los Países Bajos.

1990200020102016
Población, total (millones)9.9710.2510.911.33
Crecimiento de la población (% anual)0.30.20.90.5
Superficie (km2) (miles)..30.530.530.5
Densidad de población (personas por km2 de superficie terrestre)..338.5359.8374.2
Participación del ingreso en manos del 20% más bajo..8.68.68.6
Esperanza de vida al nacer, total (años)76788081
Tasa de fertilidad, total (nacimientos por mujer)1.61.71.91.7
Tasa de fecundidad adolescente (nacimientos por cada 1000 mujeres de 15 a 19 años)111185
Prevalencia de anticonceptivos, cualquier método (% de mujeres de 15 a 49 años)78767067
Partos atendidos por personal sanitario cualificado (% del total)10099....
Tasa de mortalidad, menores de 5 años (por cada 1000 nacidos vivos)10654
Prevalencia de insuficiencia ponderal, peso para la edad (% de niños menores de 5 años)........
Vacunas, sarampión (% de niños de 12 a 23 meses)85829596
Tasa de finalización de la educación primaria, total (% del grupo de edad relevante)79......
Matrícula escolar, primaria (% bruto)101.1104.8101.9103.2
Matrícula escolar, secundaria (% bruto)101145157164
Matrícula escolar, primaria y secundaria (bruta), índice de paridad de género (IPG)1111
Prevalencia del VIH, total (% de la población de 15 a 49 años)........
Medio ambiente
Superficie forestal (km2) (miles)6.76.76.86.8
Áreas protegidas terrestres y marinas (% del área territorial total)......24.6
Extracciones anuales de agua dulce, total (% de recursos internos)..56.150..
Crecimiento de la población urbana (% anual)0.40.310.5
Uso de energía (kg de equivalente de petróleo per cápita)4,8105,6695,5394,688
Emisiones de CO2 (toneladas métricas per cápita)10.6411.2310.178.33
Consumo de energía eléctrica (kWh per cápita)6,3808,2488,3947,709

40 datos curiosos sobre Bélgica que probablemente no sabías & # 8217t

Bélgica tiene la reputación de ser un país pequeño y aburrido, pero eso está mal. Aquí hay 40 datos divertidos sobre Bélgica que probablemente no conoce.

Como la mayoría de los norteamericanos, no sabía casi nada sobre Bélgica antes de mudarme allí. Sabía que tenían buena cerveza, el mejor chocolate del mundo y eran el hogar de la UE, pero ciertamente no podía nombrar a muchos belgas famosos ni recitar hechos inusuales de la historia de Bélgica.

Hasta el día de hoy sigo aprendiendo datos interesantes sobre Bélgica. Una de las principales razones de esta falta de imagen en el extranjero es que a los belgas no les gusta tocar sus propios cuernos. Dado que en Bélgica hay mucho más que cerveza y chocolate, he decidido que debería tocar un cuerno pequeño por mi país de adopción. Y si estos datos divertidos lo inspiran a visitarlo, asegúrese de consultar nuestro itinerario de 10 días por Bélgica.


Bélgica

Hecho: Bélgica es miembro fundador de la Unión Europea y alberga la sede de la UE, así como las de varias otras organizaciones internacionales importantes como la OTAN.

El Reino de Bélgica es un estado de Europa Occidental. Bélgica cubre un área de 30.528 kilómetros cuadrados (11.787 millas cuadradas) y tiene una población de aproximadamente 10,8 millones de personas. A caballo entre la frontera cultural entre la Europa germánica y latina, Bélgica es el hogar de dos grupos lingüísticos principales, los de habla holandesa, en su mayoría flamencos, y los de habla francesa, en su mayoría valones, además de un pequeño grupo de hablantes de alemán. Las dos regiones más grandes de Bélgica son la región holandesa de Flandes en el norte y la región francófona del sur de Valonia. La Región de Bruselas-Capital, oficialmente bilingüe, es un enclave mayoritariamente francófono dentro de la Región Flamenca. Existe una pequeña comunidad de habla alemana en el este de Valonia. La diversidad lingüística de Bélgica y los conflictos políticos y culturales relacionados se reflejan en la historia política y en un complejo sistema de gobierno.

Históricamente, Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo fueron conocidos como los Países Bajos, que solían cubrir un área algo más grande que el actual grupo de estados del Benelux. La región fue llamada Belgica en latín debido a la provincia romana Gallia Belgica que cubría más o menos la misma área. Desde finales de la Edad Media hasta el siglo XVII, fue un próspero centro de comercio y cultura. Desde el siglo XVI hasta la Revolución belga de 1830, cuando Bélgica se separó de los Países Bajos, se libraron muchas batallas entre potencias europeas en el área de Bélgica, lo que hizo que se la llamara el campo de batalla de Europa, una reputación fortalecida por ambas Guerras Mundiales.

Tras su independencia, Bélgica participó con entusiasmo en la Revolución Industrial y, durante el transcurso del siglo XX, poseyó varias colonias en África. La segunda mitad del siglo XX estuvo marcada por el surgimiento de conflictos comunales entre flamencos y francófonos alimentados por diferencias culturales por un lado y una evolución económica asimétrica de Flandes y Valonia por el otro. Estos conflictos aún activos han provocado reformas de gran alcance del estado belga anteriormente unitario en un estado federal que podría conducir a una partición del país.

En este perfil de país

:: Antecedentes de Bélgica ::

Bélgica se independizó de los Países Bajos en 1830 y fue ocupada por Alemania durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. El país prosperó en el último medio siglo como un estado europeo moderno y tecnológicamente avanzado y miembro de la OTAN y la UE. Las tensiones entre los flamencos de habla holandesa del norte y los valones de habla francesa del sur han llevado en los últimos años a enmiendas constitucionales que otorgan a estas regiones reconocimiento formal y autonomía.

:: Geografía de Bélgica ::

Ubicación: Europa Occidental, bordeando el Mar del Norte, entre Francia y los Países Bajos
Coordenadas geográficas: 50 50 N, 4 00 E

Zona:
total: 30,528 kilómetros cuadrados
tierra: 30,278 kilómetros cuadrados
agua: 250 kilómetros cuadrados

Área - comparativa: aproximadamente del tamaño de Maryland
Límites terrestres: 1.385 km
Países fronterizos: República Checa, Francia 620 km, Alemania 167 km, Luxemburgo 148 km, Países Bajos 450 km
Litoral: 66,5 km

Reclamos marítimos:
mar territorial: 12 mn
zona contigua: 24 nm
zona económica exclusiva: las coordenadas geográficas definen el límite exterior
plataforma continental: línea media con vecinos

Clima: inviernos templados suaves, veranos frescos lluviosos, húmedos, nublados
Terreno: llanuras costeras planas en el noroeste, colinas centrales, montañas escarpadas del bosque de las Ardenas en el sureste

Extremos de elevación:
punto más bajo: Mar del Norte 0 m
punto más alto: Botrange 694 m

Recursos naturales: materiales de construcción, arena de sílice, carbonatos

Uso del suelo:
tierra cultivable: 27,42%
cultivos permanentes: 0,69%
otro: 71,89%
nota: incluye Luxemburgo (2005)
Tierras de regadío: 400 kilómetros cuadrados (2003)
Recursos hídricos renovables totales: 20,8 km3 (2005)
Extracción de agua dulce (doméstica / industrial / agrícola):
total: 7,44 km3 / año (13% / 85% / 1%)
per cápita: 714 m3 / año (1998)
Peligros naturales: las inundaciones son una amenaza a lo largo de los ríos y en áreas de tierras costeras recuperadas, protegidas del mar por diques de hormigón.

Medio ambiente - problemas actuales: el medio ambiente está expuesto a intensas presiones de las actividades humanas: la urbanización, la densa red de transporte, la industria, la cría extensiva de animales y el cultivo de cultivos, la contaminación del aire y el agua también repercute en las incertidumbres de los países vecinos con respecto a las responsabilidades federales y regionales (ahora resuelto) había frenado el progreso en la lucha contra los desafíos ambientales

Medio ambiente - acuerdos internacionales: Parte de: Contaminación del aire, Contaminación del aire-Óxidos de nitrógeno, Contaminación del aire-Contaminantes orgánicos persistentes, Contaminación del aire-Azufre 85, Contaminación del aire-Azufre 94, Contaminación del aire-Compuestos orgánicos volátiles, Protocolo antártico-ambiental, Antártida- Recursos marinos vivos, Focas antárticas, Tratado Antártico, Biodiversidad, Cambio climático, Cambio climático-Protocolo de Kyoto, Desertificación, Especies en peligro de extinción, Modificación ambiental, Desechos peligrosos, Derecho del mar, Vertimiento marino, Conservación de la vida marina, Protección de la capa de ozono, Contaminación de barcos , Madera Tropical 83, Madera Tropical 94, Humedales, Caza de ballenas firmada, pero no ratificada: ninguno de los acuerdos seleccionados

Geografía: nota: encrucijada de Europa Occidental con la mayoría de las capitales de Europa Occidental a menos de 1000 km de Bruselas, sede tanto de la Unión Europea como de la OTAN

:: Pueblo de Bélgica ::

Población: 10,431,477 (julio de 2011 est.)
Estructura por edades:
0-14 años: 15,9% (hombres 846,706 / mujeres 812,486)
15-64 años: 66,1% (hombres 3.475.404 / mujeres 3.416.060)
65 años y más: 18% (hombres 783,895 / mujeres 1,096,926) (2011 est.)

Edad media:
total: 42,3 años
hombre: 41 años
mujeres: 43,6 años (2011 est.)

Tasa de crecimiento de la población: 0.071% (2011 est.)
Tasa de natalidad: 10.06 nacimientos / 1,000 habitantes (2011 est.)
Tasa de mortalidad: 10,57 muertes / 1.000 habitantes (est. De julio de 2011)
Tasa de migración neta: 1,22 migrante (s) / 1.000 habitantes (est. 2011)
Urbanización:
población urbana: 97% de la población total (2010)
tasa de urbanización: 0.4% tasa de cambio anual (2010-15 est.)

La proporción de sexos:
al nacer: 1.045 hombres / mujer
menores de 15 años: 1,04 hombre (s) / mujer
15-64 años: 1,02 hombre (s) / mujer
65 años y más: 0,71 hombre (s) / mujer
población total: 0,96 hombres / mujer (2011 est.)

Tasa de mortalidad infantil:
total: 4,33 muertes / 1.000 nacidos vivos
hombres: 4,86 ​​muertes / 1.000 nacidos vivos
mujeres: 3,78 muertes / 1000 nacidos vivos (2011 est.)

La esperanza de vida al nacer:
población total: 79,51 años
hombre: 76,35 años
mujeres: 82,81 años (2011 est.)

Tasa total de fecundidad: 1,65 niños nacidos / mujer (est. 2011)
VIH / SIDA - tasa de prevalencia en adultos: 0,2% (est. 2009)
VIH / SIDA - personas que viven con el VIH / SIDA: 14.000 (est. 2009)
VIH / SIDA - muertes: menos de 100 (est. 2009)

Nacionalidad: sustantivo: belga (s) adjetivo: belga
Grupos étnicos: Fleming 58%, Valonia 31%, mixtos u otros 11%
Religiones: católica romana 75%, otras (incluye protestantes) 25%

Idiomas: holandés (oficial) 60%, francés (oficial) 40%, alemán (oficial) menos del 1%, legalmente bilingüe (holandés y francés)
Literatura:
definición: mayores de 15 años pueden leer y escribir
población total: 99%
hombre: 99%
mujer: 99%

Esperanza de vida escolar (educación primaria a terciaria):
total: 16 años
hombre: 16 años
mujer: 16 años (2008)
Gasto en educación: 6,1% del PIB (2007)


La gente de Bélgica - Historia

A menudo, las naciones africanas se describen como inestables. Hay una gran cantidad de verdad en esta declaración, ya que casi todas las naciones africanas poscoloniales han experimentado violencia política y una grave mala gestión económica durante mediados y finales del siglo XX.

De todas las naciones africanas, la República Democrática del Congo (RDC) ha tenido una experiencia poscolonial especialmente tumultuosa. Antiguamente una colonia belga, la República Democrática del Congo todavía enfrenta violencia en la parte oriental del país, así como inestabilidad política, económica y social en todas partes.

Hay muchas razones históricas para la inestabilidad de la República Democrática del Congo, pero las políticas de educación colonial belga son una causa clave de esta inestabilidad.

En 1884-1885, la Conferencia de África Occidental de Berlín dividió efectivamente el continente africano entre las Grandes Potencias de Europa. Con la asistencia de las potencias coloniales de Gran Bretaña, Francia, España, Portugal, Alemania y Bélgica, entre otros, la Conferencia creó fronteras estatales artificiales, así como un sistema colonial que estuvo vigente durante los siguientes sesenta años.

Entre estos territorios, el Congo fue un caso único. Concedido al rey Leopoldo II de Bélgica, el Congo era una concesión "personal" para el rey, más que una colonia. El rey, no el gobierno belga, poseía y controlaba efectivamente el Congo. Leopold administró el Congo de una manera notoriamente brutal, usándolo para aumentar su propia riqueza personal. La riqueza de Congo & rsquos, que incluía sus numerosos árboles de caucho, fue extraída brutalmente utilizando lo que era básicamente mano de obra esclava. Este caucho se exportó luego para impulsar el crecimiento industrial de Europa y América del siglo XIX y principios del XX.

A pesar de su creciente dependencia de la riqueza del Congo, Leopold nunca visitó este territorio él mismo. En 1908, el territorio estaba tan mal administrado que había estallado un furor internacional que condenaba a Leopold. Ese mismo año, en un intento de detener este furor, el Congo fue cedido a Bélgica y puesto bajo el control del gobierno belga, no de su rey. Bélgica luego administró el Congo como colonia hasta la independencia en 1960.

A diferencia de otras potencias coloniales africanas de principios del siglo XX, Bélgica no supervisó directamente la educación de la población indígena del Congo. Más bien, entregó la responsabilidad de la educación a los misioneros.

En 1908, el Congo tenía 587 misioneros, en su mayoría católicos, que educaron solo a 46.075 estudiantes, una fracción muy pequeña de los muchos residentes. Este pequeño número de estudiantes se debió a muchos factores. El número de misioneros fue insuficiente para educar a una gran población. Pero la agenda educativa de los misioneros y rsquos, que a menudo socavaba la cultura indígena africana y promovía la dominación colonial, también disuadió a muchos africanos de seguir la educación europea.

A lo largo del siglo XIX y principios del XX, el papel principal de la Iglesia, tanto en religión como en educación, fue promover el colonialismo. Muchos aldeanos congoleños evitaron al principio las escuelas de la misión porque tenían una agenda religiosa que amenazaba con socavar sus valores y creencias culturales.

Junto con las preocupaciones sobre el tipo de educación que deberían recibir los congoleños, la Iglesia también creía que la educación superior debería reservarse solo para quienes ingresan al sacerdocio. Como resultado, la mayoría de los estudiantes que asistieron a la escuela en el Congo recibieron solo una educación primaria básica. Esta práctica fue reforzada por la administración colonial belga, que desalentó la educación superior para los africanos. No fue hasta 1954 que el primer ciudadano congoleño fue admitido en una universidad con fines distintos de la educación religiosa.

La política educativa colonial belga contrastaba con las políticas educativas coloniales de Gran Bretaña y Francia. Si bien las políticas gubernamentales que desalentaban la promoción educativa y vocacional de los pueblos africanos eran una característica de todos los sistemas coloniales de principios del siglo XX, tanto Gran Bretaña como Francia enviaron numerosos misioneros a sus colonias. Estos misioneros a menudo fundaron escuelas y crearon programas educativos para las comunidades en las que trabajaban. Pero los gobiernos británico y francés, a diferencia de Bélgica, también tomaron un fuerte control sobre la educación de sus súbditos coloniales.

Con el Congo, Bélgica no solo asumió un papel menos activo en la educación, sino que también utilizó a los misioneros católicos como una forma de funcionarios a los que pagaba el gobierno. Irónicamente, la política de no intervención de Bélgica y los rsquos hacia la educación, que era característica de las políticas coloniales belgas en general, reflejaba la renuencia del gobierno a ser una potencia colonial, el gobierno solo había acordado tomar el control del Congo para salvar a su rey de la humillación pública y el clamor del gobierno. comunidad internacional horrorizada por las políticas brutales de Leopold & rsquos.

En la víspera de la independencia congoleña en junio de 1960, la nación aspirante tenía sólo dieciséis graduados universitarios africanos de una población de más de trece millones. No había ingenieros ni médicos congoleños.

Quizás lo más importante es que la falta de educación centralizada dejó a la nueva nación en un estado de crecimiento atrofiado. En todo el continente africano, los africanos educados a menudo habían desempeñado un papel clave en los movimientos de independencia y estos líderes habían intervenido para gobernar las nuevas naciones que surgieron en la década de 1960. En muchos de estos nuevos estados africanos, un sistema educativo uniforme había ayudado a promover la unidad y la identidad nacionales, las cuales eran desesperadamente necesarias ya que el mapa colonial había creado naciones construidas artificialmente que tenían numerosos grupos étnicos diferentes e incluso competidores.

En el Congo, los africanos educados que pudieran servir para unificar la nación eran básicamente inexistentes. Esto fue lamentable porque el Congo, como el tercer país más grande de África, albergaba a muchos grupos étnicos distintos y poseía una riqueza increíble en sus recursos naturales. Si bien las naciones africanas poscoloniales necesitaban establecer y crear una identidad nacional a raíz del colonialismo y aunque todas estas naciones requerían una ciudadanía educada, la ausencia de estos en el Congo étnicamente diverso contribuyó en gran medida a su inestabilidad en las décadas siguientes.

No se puede decir que haya un solo factor que haya causado que el camino hacia la independencia de los congoleños sea accidentado, pero la falta de oportunidades educativas para los congoleños cuando eran los súbditos coloniales de Bélgica fue claramente un factor central en la inestabilidad del nuevo país y los rsquos.


Congo Belga, 1908-1960

Leopoldo II trató con todas sus fuerzas de ocultar este abuso al público internacional. Sin embargo, muchos países e individuos se habían enterado de estas atrocidades a principios del siglo XX. Joseph Conrad ambienta su popular novela Corazón de la oscuridad en el Estado Libre del Congo y describió los abusos europeos.

El gobierno belga obligó a Leopold a entregar su país personal en 1908. El gobierno belga renombró la región como "Congo Belga". El gobierno belga y las misiones católicas intentaron ayudar a los habitantes mejorando la salud y la educación y construyendo una infraestructura, pero los belgas aún explotaban el oro, el cobre y los diamantes de la región.


Escuche la versión de radio de esta historia

Museo belga analiza la historia del colonialismo y el racismo del país

"En nuestros libros de texto, era como si el congoleño no existiera sin los colonialistas belgas", dice Mpane, de 50 años. Su trabajo explora la memoria del colonialismo en el Congo y Bélgica. "Quería saber lo que [los belgas] sabían sobre nosotros".

Así que se dirigió al lugar donde pensó que encontraría algunas respuestas: el Museo Real de África Central en el pueblo flamenco de Tervuren.

"Cuando entré, me di cuenta de que nuestra historia había sido confiscada", dice a través de un traductor. "Que cuando nuestros hijos vengan aquí, no verán una imagen positiva de sí mismos".

Verían estatuas que representaban a los africanos como primitivos, con sus hijos aferrados a las túnicas de los heroicos europeos blancos. Entre ellos se encontraba una escultura gigante del barbudo rey Leopoldo II, cuya historia de brutalidad y racismo estuvo oculta durante mucho tiempo en Bélgica.

La brutalidad de un rey

Al crecer en la década de 1950, incluso Guido Gryseels, el director actual del museo, no conocía esta historia.

"Cuando fuimos a la escuela, muchos de nuestros maestros eran ex misioneros, así que la educación que recibimos fue que Bélgica trajo la civilización al Congo, que no hicimos más que cosas buenas en el Congo", dice Gryseels. "A todos nos dieron una visión muy favorable del colonialismo. No recuerdo un solo comentario negativo".

Más tarde, el giro se convirtió en silencio, según Sarah Van Beurden, profesora de historia africana en la Universidad Estatal de Ohio que creció en Bélgica.

La Universidad de Lovaina, donde obtuvo su licenciatura y maestría, "no tenía cursos sobre historia colonial, ¡y esto era la década de 1990!" ella dice. La investigación de la Universidad de Gante, que reveló que la colonización de Leopold causó muertes masivas en el Congo, fue ignorada en gran medida.

Este silencio es familiar en toda Europa. Incluso hoy en día, los países europeos que participaron en la apropiación de tierras conocida como la lucha por África, que comenzó a fines del siglo XIX y se convirtió en la mayor conquista de este tipo en la historia, no pueden enfrentar por completo lo ruinosa que fue la colonización para los africanos.

"En 1870, aproximadamente el 80 por ciento de África al sur del Sahara estaba bajo reyes, jefes, líderes tradicionales", dice el autor estadounidense Adam Hochschild, quien escribió el influyente libro Fantasma del rey Leopoldo. "Pero 35 años después, prácticamente toda África subsahariana eran colonias o protectorados europeos o colonias gobernadas por colonos blancos como Sudáfrica".

La Conferencia de Berlín de 1884-85 inició la división de África entre Gran Bretaña, Francia, Bélgica, España, Portugal y Alemania.

En el caso de Bélgica, Leopold contrató al explorador Henry Morton Stanley para vigilar la enorme tierra rica en minerales alrededor del río Congo. Leopold también logró persuadir a todas las principales naciones del mundo, incluido Estados Unidos, para que reconocieran al "Estado Libre del Congo", como él lo llamó, como perteneciente únicamente a él. Durante los siguientes 23 años, cosechó una enorme fortuna al convertir a los congoleños en trabajadores esclavos para recolectar caucho silvestre.

"El caucho creció de forma silvestre en toda la selva tropical de África central", dice Hochschild. "[El rey] tomó su ejército privado, 19.000 hombres, y enviaría a los soldados de aldea en aldea. Los soldados tomarían como rehenes a las mujeres de la aldea, encadenaron, y obligaron a los hombres de cada aldea a ir a la selva y recolecta caucho silvestre de las enredaderas que se enroscan alrededor de los árboles ".

Los que se negaron fueron asesinados. Los soldados castigaban a los hombres que no reunían la cuota mensual de caucho silvestre cortándoles las manos y los pies de sus hijos.

Millones murieron de enfermedades, hambre o violencia.

Aime Mpane, la artista visual congoleña, leyó estos relatos en Bélgica con horror. Pensó en el Museo Real de África Central y sus estatuas que representan a hombres blancos heroicos.

"Me dije a mí mismo: 'Creen que esto es normal'", dice. "Me sorprendió que la gente pudiera pensar que esto es normal".

Los zoológicos humanos

El Museo Real de África Central comenzó como una exposición temporal en 1897 en Tervuren, donde Leopold tenía su finca.

La parte más comentada de la exposición fue el "zoológico humano", una aldea africana simulada instalada en los bosques y estanques de la finca. El rey Leopoldo, que nunca puso un pie en el Congo, importó a 267 hombres, mujeres y niños congoleños a Tervuren y los exhibió detrás de una valla.

"Cuando Leopold escuchó que se estaban enfermando debido a los dulces que estaban comiendo que les arrojó la multitud, colocó un letrero equivalente a 'No alimentes a los animales' en un zoológico, que decía: 'Los negros se alimentan' por el comité organizador '”, dijo Hochschild en un documental basado en su libro.

El sitio del primer "zoológico humano" congoleño es ahora donde se encuentra ahora el Museo Real de África Central en Tervuren, Bélgica. RMCA, Tervuren ocultar leyenda

El sitio del primer "zoológico humano" congoleño es ahora donde se encuentra ahora el Museo Real de África Central en Tervuren, Bélgica.

Siete congoleños murieron de neumonía e influenza en este zoológico humano y fueron enterrados en Tervuren. Marie-Claire Lusamba, una empresaria congoleña que vive en Bélgica, deja flores en su tumba antes de explorar el sereno parque que solía ser el zoológico humano. Ella dice que el racismo que ve en Bélgica está directamente relacionado con el colonialismo.

"Si reconocen eso, entonces podemos seguir adelante", dice. "Porque no se detuvo con Leopold y este zoológico humano".

El rey finalmente contrató al arquitecto francés Charles Girault en 1904 para diseñar un edificio neoclásico palaciego para albergar el museo y sus artefactos. Leopold quemó la mayoría de sus documentos coloniales antes de vender el Congo al estado belga en 1908.

Cincuenta años después, Bélgica construyó otra aldea africana simulada en la feria mundial de Bruselas de 1958. Los congoleños que viajaron a Bélgica para la exposición pensaron que sería un intercambio cultural, dice Zana Etambala, historiadora del Museo Real de África Central.

En cambio, se encontraron de pie detrás de una cerca de bambú, en exhibición en vivo para los europeos, algunos de los cuales hacían ruidos de mono para llamar su atención.

"Le estaban tirando plátanos y cacahuetes [a los congoleños]", dice Etambala, quien creció en Bélgica y el Congo. "Y los congoleños protestaron contra eso. Querían ser respetados y no ser vistos como animales en un zoológico".

Descolonizando un museo colonial

El Congo obtuvo su independencia en 1960. A fines de la década de 1990, el libro de Hochschild y una investigación del gobierno sobre el asesinato en 1961 del primer ministro congoleño Patrice Lumumba llevaron a los belgas a comenzar a indagar en el lado oscuro de la historia colonial.

El Museo Real de África Central, sin embargo, permaneció estancado en la década de 1950.

Entonces, en 2001, sus fideicomisarios contrataron a Guido Gryseels, un economista agrícola que había trabajado extensamente en todo el continente africano, como su director.

"Me trajeron aquí solo para reformarlo", dice Gryseels. "Obviamente, nuestro pasado colonial es algo con lo que tenemos que lidiar".

El museo finalmente cerró por renovaciones masivas en 2013, después de años de planificación.

Todo en ese museo pertenece a los congoleños.

"Caminamos sobre la cuerda floja", dice Gryseels, entre aquellos que temen que esta transformación no llegue lo suficientemente lejos y otros que temen que llegue demasiado lejos.

Los ex colonialistas de 70 y 80 años, por ejemplo, no quieren que el museo los vilipendie, dice Gryseels. Creen que ayudaron al Congo. Aprendieron idiomas locales y se casaron con congoleños. El diplomático belga Renier Nijskens solía hablar en su nombre.

"No les gustaría morir siendo vistos como malos abusadores, personas que se asocian con un proyecto malvado", dice Nijskens mientras toman un café en un hotel de Bruselas. "Están convencidos de que el Congo Belga no era un proyecto malvado. Se sentían como un padre que tenía que cuidar bien a los niños. Y cuando el niño creciera, volaría sus propias alas y se iría. Y tuvieron la sensatez". que este era el curso normal de la historia ".

Los belgas de ascendencia congoleña están horrorizados por este paternalismo. Algunos quieren cerrar el museo del rey Leopoldo o eliminarlo por completo.

"Todo en ese museo pertenece a los congoleños", dice la curadora de arte Cesarine Sinatu Bolya. "El rey Leopoldo estaba loco".

Bolya está sentada en un restaurante en Matonge, el barrio más interesante de la sobria Bruselas llena de eurócratas. Matonge lleva el nombre de una parte de la capital congoleña, Kinshasa, y fue colonizada por inmigrantes congoleños.

Bolya comparte verduras picantes y cervezas con un novelista, un caricaturista y un cantante que canta una balada de amor que Bolya describe como "muy dramática". Bolya trabaja con una organización sin fines de lucro que registra la historia oral congoleña.

"No creo que este museo pueda descolonizarse a menos que los congoleños estén a cargo de él o que los artefactos sean devueltos al Congo", dice.

Una nueva narrativa

Al final, hubo un compromiso.

Algunas de las antiguas exhibiciones permanecen, pero ahora vienen con explicaciones sobre la brutalidad de Leopold. El espacio del museo también duplica su tamaño anterior, con un nuevo edificio que incluye exhibiciones sobre la historia y la cultura congoleñas. Se espera que la renovación cueste casi $ 90 millones (75 millones de euros).

"Queremos que nuestro museo se convierta en un foro para que la gente comparta la historia", dice Gryseels, el director del museo. "Estamos creando una galería para los congoleños, donde podrán traer sus propios recuerdos y archivos. Habrá una cronología sobre los africanos en Bélgica, qué los trajo aquí, cuáles son sus intereses, sus frustraciones. Ellos mismos lo harán llena esta galería ".

La escultura de Aimé Mpane "Congo, New Breath" recibirá a los visitantes del remodelado Museo Real de África Central cuando vuelva a abrir en diciembre. Jo Van de Vijver / RMCA, Tervuren ocultar leyenda

La escultura de Aimé Mpane "Congo, New Breath" recibirá a los visitantes del remodelado Museo Real de África Central cuando vuelva a abrir en diciembre.

Jo Van de Vijver / RMCA, Tervuren

Al principio, esta charla de historia compartida no fue suficiente para animar a Aime Mpane, la artista visual congoleña. Seguía pensando en las estatuas prominentes que representaban a Leopoldo como un hombre noble y a los misioneros europeos como héroes con niños negros aferrados a sus pies.

"Cuando el museo comenzó el cambio de marca, me pidieron que participara", dice. "Pero yo no quería. No pensé que serviría de nada. Luego me informaron de un concurso para reemplazar la estatua del rey Leopoldo con una obra original".

Aquí tenía la oportunidad, se dijo, de recuperar un poco de historia.

Mpane ganó la competencia. Su escultura monumental "Congo, New Breath" representa a un ser humano que se levanta de la tierra enraizada y mira al cielo.

Y cuando el Museo Real de África Central vuelva a abrir a finales de este año, será la estatua principal que verán los visitantes.


Bélgica Apellidos de origen holandés

La región flamenca de Bélgica está formada por belgas que hablan el idioma flamenco, que tiene elementos de los idiomas holandés y francés. Éstos son algunos de los apellidos flamencos de las personas que viven en esta región. Todos estos nombres son de origen holandés, pero se incluyen en esta lista debido a su popularidad en Bélgica.

1. Aakster: Aakster es un apellido derivado de la antigua palabra holandesa ekster, que significa "urraca".

2. Aaldenberg: Aaldenberg es una palabra holandesa que significa "montaña vieja".

3. Aarden: Aarden es una palabra holandesa que significa "arcilla", "piedra" y "tierra".

4. Aarle: Aarle es un apellido belga de origen holandés que significa una persona que proviene del lugar en Bélgica llamado Arlon.

5. Achterberg: Achterberg es un apellido que tiene sus raíces en los idiomas holandés y alemán, y significa "detrás de la montaña".

6. Achthoven: Achthoven es un apellido que denota a personas que provenían de la ciudad holandesa llamada Achtoven.

7. Adrichem: Adrichem es un apellido que tiene sus raíces en el castillo y la finca del mismo nombre que solía existir en el norte de Holanda, pero que fue demolido a principios del siglo XIX.

8. Baardwijk: Baardwijk es un apellido para denotar familias que se originaron en lugares del mismo nombre en los Países Bajos.

9. Bakhuizen: Bakhuizen es un apellido belga de origen holandés que significa "panadería".

10. Berg: Berg es un apellido belga de origen holandés que significa "montaña".

11. Bezuindenhout: Bezuidenhout es un apellido que se refiere a una región de La Haya que está "al sur del bosque".

12. Bouwmeester: Bouwmeester es un apellido que significa "constructor" y "arquitecto".

13. Bunschoten: Bunschoten es un apellido que significa "tierra cercada" y "levantado".

14. Cruyssen: Cruyssen es un apellido que tiene sus raíces en la palabra holandesa kruis que significa “cruz”.

15. Presa: Dam es un apellido con raíces tanto en los Países Bajos como en Dinamarca, y significa "estanque".

16. De Witte: De Witte es un apellido belga de origen holandés que significa "persona de pelo blanco".

17. Eikenboom: Eikenboom es un apellido belga que significa “roble” en flamenco.

18. Elzinga: Elzinga es un apellido belga de origen holandés que significa "árbol de aliso".

19. Geelen: Geelen es un apellido belga de origen holandés que tiene sus raíces en Geel, un antiguo apellido holandés.

20. Haak: Haak es un apellido belga que significa "vendedor ambulante" en flamenco.

21. Haanraads: Haanraads es un apellido belga para personas cuyas familias llegaron a Bélgica desde una provincia de los Países Bajos conocida como Limburgo.

22. Hagen: Hagen es un apellido que significa "pasto" y "cercado".

23. Heeren: Heeren es un apellido que indica una persona que actúa como un señor o trabaja para él.

24. Hendrix: Hendrix es un nombre belga de origen holandés que es una versión del apellido Hendrik.

25. Hoedemaker: Hoedemaker es un apellido belga que significa "fabricante de sombreros".

26. Holt: Holt es un apellido belga que significa "bosque".

27. Janssens: Janssens es un apellido belga que significa "hijo de Jan".

28. Jonker: Jonker es un apellido belga que significa "joven señor".

29. Kappel: Kappel es un apellido con sus raíces en holandés antiguo y significa "persona que trabajaba en una capilla" o "persona que vivía cerca de una capilla".

30. Klein: Klein es un apellido belga de origen holandés que significa "pequeño" y "pequeño".

31. Kloet: Kloet es un apellido belga que tiene sus raíces en holandés medio y significa "pelota".

32. Koopman: Koopman es un apellido que significa "comerciante" en holandés.

33. Kuiper: Kuiper es un apellido belga que significa "fabricante de barriles".

34. Maes: Maes es un apellido belga que es común en la región flamenca y es una versión del apellido holandés Maas.

35. Mertens: Mertens es una versión del nombre Merten.

36. Offermans: Offermans es un apellido belga de origen holandés con raíces en la palabra oferta que significa "donación" y "ofrenda".

37. Peerenboom: Peerenboom es un apellido belga que significa "peral".

38. Peeters: Peeters es un apellido belga de origen holandés que significa "hijo de Peter".

39. PrinsenPrinsen es un apellido de origen holandés que significa "hijo del príncipe".

40. Rademaker: Rademaker significa "fabricante de ruedas" en holandés.

41. Rietveld: Rietveld significa "campo de juncos" y es un apellido que se originó en la región occidental de los Países Bajos.

42. Roggeveen: Roggeveen significa "campo de centeno" en holandés.

43. Romeijnders: Romeijnders es un apellido de origen holandés que significa "persona de Roma".

44. Smet: Smet es un apellido de origen holandés que significa "herrero" y "metalúrgico". De Smet es una de sus variantes.

45. Spijker: Spijker es un apellido belga que significa "fabricante de uñas".

46. ​​Ter Avest: Ter Avest es un apellido belga que significa "alero" y "en el borde".

47. Van Aalsburg: Van Aalsburg es un apellido belga que significa "de Aalsburg".

48. Van Alphen: Van Alphen significa "de Alphen" en holandés (Alphen es una ciudad en los Países Bajos).

49. Van Assen: Van Assen significa "de Assen" en holandés. Assen significa "fresnos".

50. Van der Aart: Van der Aart significa "de la tierra" en holandés.


Deportaciones de judíos de Bélgica

The German administration was responsible for the deportation of the Jews in Belgium. Under the German occupation, between 65,000 and 70,000 Jews lived in Belgium, primarily in Antwerp and Brussels. The overwhelming majority of them were foreign and stateless Jews, mostly from Poland. They had found refuge in Belgium after World War I. In the summer of 1940, some German Jews and political refugees were deported from Belgium to Gurs and St. Cyprien, internment camps in southern France.

German authorities carried out deportations between 1942 and 1944. They deported nearly 25,000 Jews from Belgium to Auschwitz. Most were murdered there. The Breendonk and Mechelen camps served as collection centers for the deportations. Fewer than 2,000 deportees survived the Holocaust.


ETHNIC RELATIONS DURING THE BELGIAN COLONIAL ADMINISTRATION

The Belgians ruled over Congo from 1909 to 1960, while their rule over Rwanda lasted from 1918 to 1962. In the Congo, the Belgians created an apartheid-like system between the Europeans (Belgians) living in Congo and the Congolese, thereby marginalizing the Congolese in their own society. Among the Congolese, the Belgians used the strategy of divide and rule. They favored certain ethnic groups, especially the ones that would allow them to continue to colonize and plunder the rich natural resources of the Congo.

Before the coming of the Europeans, the Kingdom of Kongo had well-organized political and administrative structures that rivaled those of the Europeans. The economic system of the kingdom was organized into guilds based on agriculture and handicraft industries. The European incursion into the west coast of Africa and the consequent slave raids increased the migrations of refugees into Kongo. These migrations created myriad problems both at the time and in subsequent periods.

When the Belgians took over the administration of Rwanda from the Germans in 1918, they significantly changed the Rwandese system of government and social relations. The Belgians found willing elites to help them rule Rwanda. The Tutsis were willing collaborators to the Belgian colonization. The Belgians, in turn, gave the Tutsis privileged positions in politics, education, and business. The Belgians even took the few leadership positions that the Hutus had and gave them to the Tutsis. Specifically, in 1929, they eliminated all the non-Tutsi chiefs, and as a result the Hutus lost all their representation in the colonial government. A further blow came in 1933, when the Belgians issued identity cards to all Rwandans. These mandatory identity cards removed the fluidity from the Rwandan stratification (caste) system, thereby confining people permanently as Hutus, Tutsis, and “pygmies.” The Belgians empowered the Tutsis so much that their exploitation of the Hutu majority reached new heights. As the independence of Rwanda became inevitable in the 1950s, however, the Belgians changed course and started to empower the Hutus by increasing their political and economic muscle and providing them access to modern education.

These conflicting measures brought anarchy and led to the creation of extreme groups—from both the majority Hutus and the minority Tutsis—wanting to protect the interests of their respective peoples. It was the activities of these extreme groups that led to the various episodes of genocide that reached appalling heights in 1994 with the killing of nearly one million people, mostly Tutsis and moderate Hutus, by extreme Hutus.

The first wave of genocide by the Hutus against the Tutsis took place earlier, however, under the administration of the Belgians in 1959. Like the 1994 genocide, it started when extremist Tutsis attacked a Hutu leader, and the Hutus retaliated by killing hundreds of Tutsis. In the Western press, this conflict was portrayed as a racial and cultural one, between the tall, aristocratic, pastoral Tutsis, and Hutus who were uneducated peasant farmers. That the Tutsi and Hutu were originally two castes of the same people, speaking a common language, and that the antagonism had been created by Belgian colonial forces for their own purposes, were facts somehow lost in the international dialogue.

To summarize, the ethnic rivalries and tensions in the former Belgian colonies of Congo and Rwanda that escalated following independence and continued into the twenty-first century had their roots in the Belgian colonial administration. It was during the Belgian colonial administration that the foundations for the postcolonial and present-day ethnic tensions and political instability were laid.


Belgium begins to face brutal colonial legacy of Leopold II

In the last years of the 19th century and beginning of the 20th, King Leopold II of Belgium ruled the Congo Free State with a tyranny that was peculiarly brutal even by the cruel and deeply racist standards of European colonialism in Africa. He ran the country – now known as the Democratic Republic of Congo – as a personal fiefdom, looting ivory and rubber and murdering millions before the international community stepped in to demand he bequeath the country to the Belgian state.

Yet debate over his legacy has remained muted in Belgium, where hundreds of roads are named after the king along with memorials dedicated to his memory and glory.

Now, under pressure from a growing movement that believes Belgium needs to confront its past, attitudes in the corridors of power are starting to change. As part of a belated reckoning with its colonial history, museums are showcasing sins that were previously overlooked, the tone of history books in school is shifting and, in a development unthinkable until recently, cities have started to remove street signs commemorating Leopold II and openly denounce his legacy.

Congolese amputees, pictured about 1900. Amputation was frequently used as punishment in the Congo Free State, controlled by Leopold II. Photograph: Universal History Archive/Universal Images Group via Getty Images

The council of Kortrijk, in west Flanders, has said it is renaming its Leopold II Laan [avenue] on the grounds the monarch was a “mass murderer”. Officials in Dendermonde, a Flemish city 20 miles north of Brussels, said they were changing a similarly named street to simply Leopold Laan to avoid further “shame” for residents. Elsewhere, a working group in Ghent is considering the city’s role in Belgium’s colonial past and whether it remains appropriate to have a Leopold II Laan. The mayor of Bruges, Dirk de Fauw, said he was assessing the situation. “If other cities start with it, it could trigger a chain reaction, but there are no plans yet,” he told the Het Nieuwsblad periódico.

While some municipalities are holding out, the reappraisal offers further evidence of a sea change in how the colonial history is viewed.

Those resistant to change are likely to come under more pressure when a Hollywood film, based on a best-selling book 20 years ago that highlighted Leopold’s bloody rule of the Congo Free State, is released. Last week it was announced Ben Affleck would be producing and directing the film inspired by Adam Hochschild’s King Leopold’s Ghost.

Earlier this year a UN working group concluded in its preliminary report that, nearly six decades after the newly named DRC gained independence from Belgium, many of the country’s institutions remained racist and the state needed to apologise for the sins of its past as a step towards reform. The then prime minister Charles Michel said the government would respond when the UN filed its final report, although he expressed some surprise at the findings. Activists say an important step towards acknowledging the past was made last year when Brussels named a square in honour of Patrice Lumumba, the first prime minister of the DRC, who was assassinated in 1961 with the connivance of the Belgian government. It had taken 10 years of campaigning by the Congolese diaspora and others for the city authority to give its approval. Panels giving information about Leopold II have also been attached to most of his statues in recent years.

Jeroen Robbe, of the anti-racism group the Labo vzw said too many municipal leaders were still failing to show moral leadership: “The fact they are taking this so lightly indicates a blind spot that we have in our own history.

Inauguration of a square in Brussels, dedicated to the memory of Patrice Lumumba, the first prime minister of the Democratic Republic of Congo, after independence from Belgium. Photograph: Photonews/Photonews via Getty Images

“Not a priority? Nobody would dare say that about a Stalinstraat or a Hitlerstraat. The difference is not the size of the horror, but the skin colour of the victims. You have to change the street names and add an explanation to it, so that we don’t hide away the past.”

In Kortrijk, the council said it was also renaming a street marking the life of Cyriel Verschaeve, a Flemish nationalist priest, and collaborator during the Nazi occupation of Belgium. Alderman Axel Ronse said: “Leopold II was a mass murderer and Cyriel Verschaeve a collaborator. We will support companies and residents who may be affected by the new street names in the future.”


Ver el vídeo: Η ζωή των Ελλήνων του Βελγίου (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Kazrashura

    Una mujer quiere mucho, pero de un hombre, y un hombre quiere uno, pero de muchas mujeres. Tienes una cosa buena: eso divide el trasero en el trasero. El fumar frecuente fumar es dañino, beber es repugnante, pero morir saludable es una lástima que la inscripción debajo de la válvula de parada en el tren del metro: si te sientes flojo de ir, tire de esta maldita cosa. ¡No terminamos en las universidades! ¡No desabroches tus pantalones en la boca de otra persona! Win95 es como un avión, enfermo, ¡pero en ningún lado! Fenita follando comedia

  2. Aldwine

    jovencito

  3. Zayit

    NO ESTÁ MAL"

  4. Briefbras

    En algún lugar ya noté un tema similar oh bueno

  5. Agamemnon

    Lavar el significado es absorbido de la cabeza a los pies, la persona que lo intentó, por lo que gracias a él.

  6. Astyrian

    Es una pena, que ahora no puedo expresar: llego tarde a una reunión. Volveré, necesariamente expresaré la opinión.

  7. Wanikiy

    Mensajes personales en todo el día de hoy enviar?



Escribe un mensaje