Artículos

Jericó temprano

Jericó temprano


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La ciudad de Jericó es recordada por la historia en el Libro de Josué en la Biblia con respecto a su destrucción por los israelitas. Las excavaciones han revelado que Jericó es uno de los primeros asentamientos que se remonta al 9000 a. C. También tiene el muro protector conocido más antiguo del mundo. Las excavaciones continuas han revelado torres de piedra que son aún más antiguas. La razón de sus primeros asentamientos son los manantiales que se encuentran en y cerca de la ciudad. Estos manantiales abastecen al área con suficiente agua para sostener a una gran población. Vamos a cubrir el asentamiento de Jericó desde sus inicios hasta la Batalla de Jericó en la Biblia.

Primera liquidación

Jericó comenzó como un lugar de campamento popular para los cazadores-recolectores de la cultura natufiense que data de 10000 a. C. No fue hasta que el frío y la sequía causados ​​por la última Edad de Hielo, o Younger Dryas, llegaron a su fin alrededor de 9600 a. C. que comenzaron las viviendas durante todo el año y los asentamientos permanentes en el área. Tell es-Sultan (Sultan's Hill), 2 kilómetros (1,2 millas) al norte de la actual Jericó, se convirtió en el asentamiento permanente más antiguo. Fue un asentamiento neolítico anterior a la alfarería (Nueva Edad de Piedra). Está situado en el manantial Ein as-Sultan (más tarde llamado manantial de Eliseo) y lo abastece de agua. Aproximadamente en 9400 a. C., el asentamiento creció hasta incluir más de 70 hogares. Estas viviendas circulares medían 5 metros (16 pies) de diámetro y fueron construidas con arcilla y paja.

La evidencia arqueológica revela que Jericó, hacia el año 8000 a. C., estaba rodeada por un muro de piedra de 3,6 metros de alto y 1,8 metros de ancho.

El muro de Jericó

La evidencia arqueológica revela que para el año 8000 a. C., el sitio creció a 40,000 metros cuadrados (430,000 pies cuadrados) y estaba rodeado por un muro de piedra de 3,6 metros (11,8 pies) de alto y 1,8 metros (5,9 pies) de ancho en la base. Dentro del muro había una torre de piedra de 8,5 metros (28 pies) de alto y 9 metros (30 pies) de ancho en la base. La torre tenía una escalera interior con 22 escalones. Las únicas torres más antiguas que esta se han encontrado en Tell Qaramel en Siria. Se cree que el muro se utilizó para proteger el asentamiento de las inundaciones. La torre se utilizó con fines ceremoniales. Esto sugiere que había una organización social en la ciudad. Algunos estudiosos creen que la torre se usó para motivar a las personas a participar en el estilo de vida comunal. Las estimaciones varían en la población con un mínimo de 300 a un máximo de 3000. En este momento, los habitantes domesticaron trigo, cebada y legumbres. Es muy probable que se hubiera inventado el riego para proporcionar suficiente tierra para el cultivo de estos cultivos. Complementaron su dieta cazando animales salvajes.

El segundo asentamiento

Después de unos siglos, el primer asentamiento fue abandonado. Alrededor del 7000 a. C., un pueblo invasor estableció un segundo asentamiento que absorbió a los habitantes originales en su cultura. También fue un asentamiento neolítico anterior a la alfarería. Este nuevo asentamiento amplió la gama de plantas domesticadas. Existe evidencia de la posible domesticación de ovejas en este momento. Los edificios eran estructuras rectilíneas hechas de adobe. Cada edificio constaba de varias habitaciones situadas alrededor de un patio central. Las habitaciones tenían suelo de terrazo de cal y el patio tenía suelo de barro. Otros avances incluyen pedernales en forma de puntas de flecha, hojas de hoz, buriles (usados ​​como cinceles), raspadores y hachas. También se encontraron muelas, martillos y hachas de piedra verde. Los platos y cuencos fueron tallados en piedra caliza blanda. La mayor distinción de esta cultura era que conservaban las cabezas de los familiares fallecidos enyesando los cráneos y pintando los rasgos de la persona en ellos. Estos cráneos se guardaron en la casa y el resto del cuerpo fue enterrado. Este asentamiento duró hasta aproximadamente el 6000 a. C. Entonces hay poca evidencia de ocupación en Jericó durante al menos 1000 años.

Edad de Bronce y Caída de Jericó

Después de esto, periódicamente se establecieron nuevos asentamientos en Jericó. Estos asentamientos todavía eran neolíticos, pero hay evidencia de que producían cerámica. Se convirtió nuevamente en una ciudad amurallada a fines del cuarto milenio antes de Cristo. La evidencia muestra que las paredes se han reconstruido muchas veces. El más grande de estos asentamientos fue construido en 2600 a. C. por los amorreos. Alrededor del 2300 a. C., una vez más hubo una ruptura en la ocupación del sitio. Fue tomado por los cananeos en 1900 a. C. y alcanzó su mayor prominencia entre 1700 a. C. y 1550 a. C. Esto se debió al surgimiento de aristócratas que utilizaron carros llamados Maryannu en el estado mitanita al norte. Su ascenso provocó una mayor urbanización en los alrededores, incluida Jericó. En ese momento, había dos muros alrededor de la ciudad en un doble recinto de ladrillos de barro. La pared exterior descansaba sobre una base de piedra. Aunque eran de un tamaño impresionante, no eran estables. Jericó de la Edad de Bronce cayó en el siglo XVI alrededor de 1573 a. C. cuando fue destruida violentamente por un terremoto. La madera carbonizada encontrada en el sitio sugiere que los restos de la ciudad fueron quemados. Los suministros de alimentos enterrados también sugieren que no fue capturado después de un asedio. Permaneció desocupado hasta finales del siglo X o principios del siglo IX a. C. cuando fue reconstruido.

Los israelitas y la batalla de Jericó

Según la Biblia, alrededor del 1400 a. C., Jericó fue la primera ciudad atacada por los israelitas después de que cruzaron el río Jordán y entraron en Canaán. El Muro de Jericó fue destruido cuando los israelitas caminaron alrededor de él durante siete días cargando el Arca de la Alianza. El séptimo día, Josué ordenó a su pueblo que tocara sus trompetas hechas con cuernos de carneros y gritaran a las paredes hasta que finalmente cayeran. Las excavaciones del sitio revelan una red de muros derrumbados que datan de finales del siglo XVII o principios del siglo XVI a. C. La causa más probable del colapso fue un terremoto. Las descripciones de la destrucción posterior del terremoto (1267 EC y 1927 EC) coinciden con la descripción de los muros derrumbados en la Biblia. En cada descripción, los acantilados sobre el río Jordán cayeron al río y lo represaron. También revela que Jericó estuvo desocupada desde finales del siglo XV hasta alrededor del siglo X a. C. Los eruditos no bíblicos ahora creen que la historia bíblica es una alegoría. La historia fue escrita en algún momento después del 722 a. C., mucho después de la fecha del evento, y se usó para reclamar el territorio para el Reino de Israel. Los eruditos bíblicos señalan la destrucción de los muros 175 años antes como prueba de que la historia de la Biblia es verdadera. Afirman que lo único que está mal es la datación en la Biblia y que el terremoto fue Dios recompensando a los israelitas por seguir sus mandamientos. Según la Biblia, Jericó permaneció abandonada hasta que Hiel el betelita se estableció allí en el siglo IX a. C.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.


Primavera de Jericó

La transición neolítica y los inicios de la cultura urbana

“La revolución agrícola no es un evento como la Guerra de Troya, aislado en el pasado distante y sin relevancia para sus vidas hoy. El trabajo iniciado por esos agricultores neolíticos en el Cercano Oriente se ha llevado adelante de una generación a la siguiente sin una sola interrupción, hasta el momento presente. Es la base de tu vasta civilización hoy en día exactamente de la misma manera que fue la base de la primera aldea agrícola ".

DANIEL QUINN. ISMAEL: UNA AVENTURA DE MENTE Y ESPÍRITU

EL PUEBLO DEL LAGO

Hace unos 20.000 años, se inició un incendio en un pueblo a orillas del lago Tiberio. En cuestión de minutos había destruido las chozas de matorrales y dejado seis anillos de carbón humeantes donde había estado la aldea. Si había personas viviendo aquí en el momento del incendio, siguieron adelante y, en unos pocos años, el agua creciente del lago cubrió el sitio con una capa profunda de limo.

En el otoño de 1989, después de una sequía que hizo retroceder el agua unos 10 metros, los arqueólogos encontraron los restos de estas casas en el barro expuesto de la orilla. Trabajando rápidamente antes de que el lago sumergiera la excavación, reconstruyeron una imagen de la vida en una de las primeras comunidades asentadas del mundo.

Hacia el final de la última edad de hielo, una banda de cazadores-recolectores nómadas llegó a la playa del lago recién formado. En lugar de seguir adelante, se dispusieron a buscar comida, pescar y cazar, criar a sus hijos y enterrar a sus muertos aquí a la orilla del agua. Cocinaron en fogatas afuera, cortaron pedernal en cuchillas afiladas y arrojaron conchas y huesos desechados en un vertedero.

Una de las cabañas contenía más de 90.000 semillas, incluidas muchas especies de trigo silvestre y cebada, así como frutas que pueden haber sido secadas al sol y almacenadas para el invierno. También había una piedra de moler pesada incrustada en el piso y rodeada de grano, como si alguien, tal vez la madre de la familia, hubiera estado haciendo harina poco antes de que comenzara el fuego.

LA PATRIA NATUFIAN

En la época de Ohalo II, como conocen los arqueólogos el pueblo, otros grupos de personas comenzaban a asentarse en el Valle del Jordán, así como en las colinas del oeste, a lo largo de la costa mediterránea e incluso en el semidesierto. estepa al este.

Había bosques de robles y pistachos en estas laderas, densos pastizales y lagos de agua dulce en el valle. Las gacelas y el ganado salvaje pastaban por la sabana. En los ríos y cañaverales, los hombres atrapaban patos, recolectaban huevos y atrapaban bagres con sus propias manos. La tierra era tan abundante que simplemente no había necesidad de seguir adelante.

Hace unos 13.000 años, una cultura asentada distinta, conocida como Natufian, había surgido en el Valle del Rift del Jordán y las colinas circundantes. Su gente construyó casas con piso de piedra, hundidas en la tierra y techadas con madera y matorrales. Cocinaban en fogones dentro de sus casas y almacenaban comida en cestas y pieles de animales. Hacían hojas de pedernal y obsidiana, cazaban con arcos y flechas, y tallaban huesos para hacer punzones y ganchos de púas.

También elaboraron objetos que parecen haber tenido un valor ritual o totémico más que funcional. En el pueblo de Nahal Oren, en la costa mediterránea, alguien talló una figura de piedra caliza con un búho en un extremo y una cabeza de perro en el otro. Las figuras humanas son raras en el arte natufiano, pero en el Wadi Khareitoun cerca de Belén, un hombre beduino encontró una talla de 11.000 años de una pareja humana haciendo el amor. Los amantes de Ain Sakhri, como se les conoció, se encuentran ahora en el Museo Británico.

El análisis de las muelas natufianas ha descubierto que se usaban para pulverizar ocre rojo y grano, lo que sugiere que estas personas pueden haberse pintado la piel. Ciertamente llevaban joyas y decoraban los cuerpos de sus muertos. En los cementerios natufianos de todo el Levante, los arqueólogos han encontrado collares y cinturones, pendientes y brazaletes hechos de huesos, conchas y dientes de animales. En el pueblo de Ain Mallaha, al norte del lago Tiberio, enterraron a una mujer con la mano sobre el cuerpo de un cachorro.

Las primeras familias asentadas no tenían conocimientos de agricultura, pero encontraron rodales de trigo silvestre y cebada tan densos y extensos que comenzaron a cosechar y almacenar grano para los meses de escasez del invierno. Llevaban hoces de hueso o de madera, con hojas de pedernal incrustadas en el mango, y molían la semilla para hacer harina en morteros de piedra. Con toda probabilidad, hacían pan y lo horneaban directamente en la arena caliente y la ceniza del fuego.

La idea de que los natufianos fueron los primeros agricultores del mundo sigue siendo controvertida. Pero si aún no estaban cultivando grano, ciertamente estaban en la cúspide de ese gran avance.

SOBRE EL UMBRAL

Hace unos 11.000 años, el clima del Mediterráneo oriental comenzó a cambiar. Durante un intervalo de alrededor de 700 años, la sequía llegó a menudo al valle, poniendo a prueba la capacidad de recuperación de las familias que vivían aquí. Algunos de ellos siguieron adelante, volviendo a las viejas costumbres y siguiendo a los animales hacia el norte. Otros, en busca de formas de arrancar las calorías que necesitaban de la tierra que los rodeaba, comenzaron a esparcir semillas de trigo silvestre y cebada en el suelo fértil de la llanura.

En retrospectiva, podemos ver que la agricultura fue el avance más significativo jamás realizado por los humanos: el primer eslabón en la cadena de cambios sociales y tecnológicos que dieron origen a nuestra propia civilización. Pero no hubo una ruptura repentina con el pasado, ni una sola generación que cruzó el umbral que separa a los cazadores-recolectores de los agricultores asentados. Los primeros hombres y mujeres en plantar cereales todavía buscaban plantas y raíces comestibles, y todavía cazaban gacelas e íbices como siempre lo habían hecho sus antepasados.

Sin embargo, lentamente, durante un período de varios cientos de años, llegaron a depender más de la comida que habían cultivado y menos de la comida que habían matado o recolectado en la naturaleza. Aprendieron qué semillas producirían una cosecha y dónde era mejor plantarlas. En algún momento comenzaron a regar las plántulas, ayudando a sus cultivos durante los meses secos del verano.

Sin saberlo, estas personas estaban provocando modificaciones genéticas en los cereales que cultivaban. A medida que recolectaban cebada silvestre o trigo emmer, naturalmente buscaban las plantas con los granos más gruesos y pesados. Mientras agarraban y cortaban los tallos con hoces de pedernal, las plantas más frágiles esparcían la semilla, dejando solo los granos que estaban más firmemente adheridos a las plantas para ser recogidos y sembrados nuevamente la primavera siguiente. El proceso de cultivo aceleró el ritmo de la evolución al seleccionar esas mutaciones (semillas más grandes, más densas y más fuertes) que eran dominantes en las semillas sembradas por los pueblos neolíticos.

A medida que las técnicas de cultivo mejoraron y las semillas modificadas comenzaron a producir una cosecha más confiable, y cuando las lluvias regresaron a las colinas después de siglos de sequía, las aldeas del valle del río Jordán pudieron alimentar a una población en crecimiento. En poco tiempo, pudieron almacenar un excedente y, por primera vez en la historia de la humanidad, alimentar a personas que no eran agricultores ni cazadores en absoluto.

EL MURO DE JERICHO

Jericó fue uno de los primeros lugares de la tierra donde tuvo lugar esta transición.

No era la única comunidad agrícola del mundo en esa fecha. La domesticación más temprana de cereales silvestres probablemente tuvo lugar al norte de aquí, en las montañas Karacadag de Turquía, o en el valle del Éufrates alrededor del sitio sirio de Tell Abu Hureyra. Y seguramente hubo otras aldeas agrícolas tempranas, aún desconocidas para los arqueólogos, esparcidas por el Levante.

Al comienzo de la era neolítica, la gente ya había vivido alrededor de la primavera de Jericó durante siglos. Lentamente, este tosco campamento de chozas de matorrales se transformó en una de las primeras aldeas reales del mundo.

Y luego, hace unos 10.000 años, los agricultores neolíticos de Jericó hicieron algo absolutamente sin precedentes: levantaron un enorme muro de piedra alrededor de la ciudad.

Construido con piedras extraídas de las orillas del río Jordán a más de una milla de distancia, este muro tenía entre 4 y 5 metros de altura y estaba rodeado por una profunda zanja. Incluía una torre de casi 9 m de altura, con una escalera interior de 22 escalones de piedra.

Dentro del muro, la gente de Jericó vivía en casas circulares hechas de adobe y yeso. Dentro de sus casas había fogatas para cocinar y molinos de piedra para moler harina. Si estuvieran haciendo pan, es posible que también estuvieran fermentando granos y bebiendo cerveza. No había alfarería, pero guardaban semillas y legumbres en cestas y pieles, o en silos hechos de barro y paja. Allí guardaban herramientas, también lanzas y redes para pescar en el río, flechas con punta de pedernal y hoces para segar los campos. Por los pesos de los telares sabemos que había tejedores entre ellos, aunque todos los textiles fabricados en el Jericó neolítico han perecido.

Junto con las herramientas de la vida cotidiana, algunos guardaban objetos más preciosos en sus hogares: hojas de obsidiana, una roca volcánica vidriosa de las montañas de Anatolia, conchas de cauri del Mar Rojo y trozos de turquesa del Sinaí. Debieron haber intercambiado estas cosas con la sal y el betún que eran tan abundantes en su propio territorio, a lo largo de las rutas comerciales que seguían el contorno norte-sur del Valle del Rift.

Puede haber sido para protegerse de esta lenta acumulación de riqueza que se construyó el muro. Kathleen Kenyon, la arqueóloga británica que excavó aquí en la década de 1950, ciertamente lo pensó. Los arqueólogos posteriores han sugerido que se levantó para proteger las casas de adobe de Jericó contra las inundaciones en lugar de contra las redadas, o incluso que la torre pudo haber tenido una función religiosa.

Cualquiera que sea su propósito, la escala y la sofisticación de este proyecto muestra un grado de confianza y colaboración nunca antes visto. En esta fecha, el mundo todavía era un desierto poblado principalmente por tribus de nómadas cazadores y recolectores de alimentos. Mientras miraban hacia la ciudad amurallada en la llanura, debieron de mirar con asombro.

BARRO, PAJA Y CIVILIZACIÓN

Es posible que nunca sepamos exactamente por qué se construyó el muro, pero podemos estar seguros de que fue posible gracias a los humildes graneros de barro y paja que se levantaban en las casas del Jericó neolítico.

Dentro de esos graneros estaba la energía almacenada de los hombres y mujeres de Jericó, energía que podría usarse para apoyar a trabajadores especializados y para impulsar los inicios de la civilización urbana. Siguiendo un patrón establecido aquí y repetido en todo el mundo, la revolución agrícola fue seguida rápidamente por el crecimiento de clases profesionales - artesanos y comerciantes, ingenieros y sacerdotes - y por el surgimiento de elites gobernantes.

En las hojas de obsidiana y las cuentas de turquesa de Jericó, vislumbramos los inicios del comercio a larga distancia y quizás el nacimiento de una clase mercantil. En el muro mismo vemos los inicios de la jerarquía social y el gobierno organizado: alguien debe haber diseñado esta estructura y alguien debe haber movilizado a los cientos de trabajadores que arrastraron y apilaron la piedra.

Alrededor del 7000 a. C., cuando Jericó fue reconstruida después de un período de abandono, el ritmo del cambio se acelera. Las cabañas redondas del asentamiento anterior dan paso a casas rectangulares de adobe, algunas construidas alrededor de patios y que incluyen hasta tres habitaciones. Estas casas tienen cimientos de piedra y pisos de terrazo rosa enlucidos con yeso de cal, y pueden haber sido amuebladas con tejidos kilim alfombras similares a las que se encuentran hoy en la región.

Debajo de los pisos había entierros, incluido un escondite de diez cráneos humanos enyesados ​​y pintados, con conchas de cauri en los ojos. Son los primeros ejemplos de retratos en el arte humano y dan una pista a una cosmología religiosa elaborada que probablemente fue regulada por una casta profesional de sacerdotes o chamanes.

En los asentamientos a lo largo de la fértil media luna, los agricultores cavaban pozos o cisternas para almacenar la lluvia y abrían canales de agua en la tierra.Los campos irrigados probablemente indiquen propiedad privada, lo que a su vez implica que se estaba desarrollando algún sistema de arbitraje, ley y gobierno.

La necesidad de los agricultores de medir y anticipar el patrón de las estaciones llevó a la observación de las estrellas y los planetas, un comportamiento que eventualmente conduciría al desarrollo de la astronomía y las matemáticas, y a la elaboración de los primeros calendarios del mundo. Las cosechas estacionales también obligaron a mejorar el almacenamiento de alimentos y, en poco tiempo, vemos los inicios de la alfarería en el Valle del Jordán. Alrededor del 6000 a. C., el torno de alfarero estaba en uso aquí.

LOS CIVILIZADOS Y LOS SALVAJES

En la página impresa, esto parece una cascada de innovación tecnológica y cambio social. En realidad, fue una serie constante e incremental de desarrollos que tuvieron lugar durante muchos milenios, marcados por períodos de colapso o incluso regresión.

Pero por lento que haya sido, el patrón de progreso es claro. Hacia el 3800 a. C., vemos aldeas en el valle del río Jordán cuyos artículos domésticos y ritmos de vida serían familiares para los ancianos de hoy: aldeas como Tulaylat al Ghassul, al otro lado de la llanura de Auja, donde hombres y mujeres cultivaban vides y olivos hace casi 6000 años. , cuidaba huertos, almacenaba vino y aceite en tinajas de barro y pastoreaba cabras por las colinas.

En la Edad del Bronce, Jericó se estaba convirtiendo en una próspera ciudad amurallada, comerciando con las otras primeras ciudades cananeas del Levante: Nablus, Meguido, Arad, así como con los centros urbanos emergentes de Egipto y Mesopotamia. Entre ellos se encontraba Uruk, a orillas del Éufrates en la actual Irak, que para el 2900 a. C. probablemente albergaba a más de 50.000 personas. Esta población incluía matemáticos y astrónomos, contables y escribas. Había monumentales templos de piedra dentro de las murallas de la ciudad y carros con ruedas en las calles.

En ese momento, Jericó era un remanso en comparación con las civilizaciones de Sumer o Egipto. Pero si los orígenes del mundo moderno se remontan a algún punto en particular, es al valle del río Jordán y un puñado de sitios en el Levante donde hombres y mujeres neolíticos esparcieron semillas por primera vez en el barro.

Y si buscamos los primeros comienzos de la civilización, la idea misma de espacio urbano, apartado del desierto del mundo natural, lo encontramos aquí, en la muralla que encerraba la ciudad de Jericó.


JERICHO ANTIGUO

Es importante tener en cuenta al estudiar los pueblos y lugares antiguos que las fechas son a menudo puntos de discordia entre los estudiosos particulares de ese tema. Solo se necesita hacer una pequeña investigación para ver que las fechas de un arqueólogo pueden variar en cientos o incluso miles de años de otro arqueólogo. Jericho es un ejemplo perfecto.

En parte, esto se debe a la tecnología mejorada de datación de una excavación a la siguiente; sin embargo, no siempre es así. No es la intención de este sitio ofrecer fechas como fechas exactas cuando están en disputa. Más bien, las diferentes fechas se utilizan para animar a uno a formarse su propia opinión, cuando se ve en el contexto de los hallazgos arqueológicos, el registro bíblico y otros recursos.

Jericó encaja en esta categoría. Kathleen Kenyon es reconocida como una de las principales expertas en la antigua Jericó. Sus hallazgos revelan que la ciudad estuvo habitada durante cuatro períodos consecutivos a lo largo del Epipaleolítico y el Neolítico (las dos edades se superponen). Se ha sugerido que incluso en esta fecha temprana, la composición racial de estas personas estaba completamente mezclada.

El An-Natifiyyun

A pesar de la controversia de fechar algunos eventos, existe un consenso generalizado de que para el 7500 a.C. la antigua Jericó estaba firmemente establecida en el valle del río Jordán. El sitio antiguo de esta época cubría 6 acres y estaba fuertemente fortificado por un muro con inmensas torres redondas hechas de piedra.

La economía de Jericó estaba en una transición de una economía de recolección de alimentos a una economía de producción de alimentos. Los primeros habitantes se conocen como An-Natifiyyun. Estas personas dependían de la recolección de semillas silvestres para alimentarse. Es poco probable que hayan plantado estas semillas, sino que las hayan cosechado con herramientas.

Estas herramientas incluían guadañas con bordes de pedernal y mangos de hueso rectos. Utilizaron morteros de piedra con asas para moler las semillas. Algunos de los An-Natifiyyun vivían en cuevas cercanas. Otros vivían en pueblos primitivos, sobresaliendo en arquitectura. Con el paso del tiempo, aprendieron a fabricar ladrillos secados al sol y comenzaron a construir viviendas más sólidas.

Estas viviendas eran cabañas redondas, construidas con ladrillos de fondo plano que se curvaban en el borde superior. Se cavaron canales desde la antigua Jericó hasta el cercano manantial Ein Al-Sultan. Estos canales proporcionaron amplios suministros de agua para uso residencial.

A medida que avanzaba su economía, utilizaron estos canales para regar sus campos. Construyeron muros de 6,56 pies (2 m) de ancho para rodear y encerrar sus aldeas. Dentro de estos muros erigieron una torre enorme, de 29,53 pies (9 m) de diámetro y 32,1 pies (10 m) de altura. Una escalera conduce desde lo alto de la torre hasta la ciudad de abajo.

Estas ruinas son algunas de las ruinas más antiguas de la antigua Jericó. Las paredes son anteriores a las pirámides de Egipto en 4.000 años. La escalera es la escalera más antigua conocida en el mundo. & # Xa0 Hacen de la antigua Jericó la ciudad fortificada más antigua de la historia.

Como el An-Natifiyyun progresaron, diversificaron su economía. La agricultura seguía siendo el pilar de la forma de vida en la antigua Jericó. Sin embargo, también domesticaron animales, hicieron cadenas y esteras mediante los primeros métodos de tejido y cazaban animales con lanzas y flechas con punta de pedernal. También se han descubierto hachas utilizadas para cortar ramas de árboles. A medida que su tecnología mejoró, los grupos comenzaron a dejar atrás los asentamientos antiguos en un esfuerzo por expandir sus fronteras a través de nuevas aldeas.

Jericó anterior a la arcilla - La segunda edad neolítica (5500 a.C.)

La construcción de viviendas en este período muestra un tremendo progreso con respecto a la época anterior. Se utilizó piedra para sentar los cimientos y el resto del edificio se construyó con ladrillos secados al sol. Sin embargo, estos ladrillos eran de forma rectangular con bordes afilados. El suelo estaba formado por una capa de barro rematada por una capa de cal. Encima de esto, pusieron una capa de cal suave, ya sea teñida de rojo o azul claro, luego pulieron el piso para lograr un nuevo brillo.

Las casas de esta época variaban en tamaño, algunas estaban en un piso, otras eran de dos pisos. Los "apartamentos" más pequeños tenían habitaciones que medían 9,84 pies (3 m) por 22,97 pies (7 m). Las viviendas más grandes tenían habitaciones de 21,3 pies (6,5 m) por 16,4 pies (5 m). & # Xa0 Las casas eran típicamente de forma rectangular, construidas alrededor de un patio abierto. El patio tenía 22,97 pies de largo por 22,97 pies de ancho y se usaba para cocinar. Las paredes tenían poco más de un pie y medio de espesor (1/2 m). Los techos estaban hechos de cañas y barro.

Se crearon pequeñas estatuas con barro cocido al sol, y estas poseían una implicación religiosa. La adoración de la diosa de la fertilidad puede estar indicada por estatuas femeninas. Los hallazgos arqueológicos también han encontrado evidencia de adoración a los antepasados. Se encontraron nueve cráneos con las caras pintadas, utilizando cal, y dos nácar colocados en las caras de cada cráneo.

COMPARTE TUS PENSAMIENTOS SOBRE JERICHO. ¿Sabías que Jericó era una ciudad tan antigua? ¿Ha visitado o vivido alguna vez en Jericó? Haga clic en el enlace de arriba para darnos sus ideas, pensamientos, comentarios y preguntas.

Estas ruinas de Jericó son muros que algunos datan del 1400 a. C. Aunque es un tema controvertido, estas personas afirman que estos pueden ser los muros que Josué y los israelitas derribaron en su camino a Canaán.


Jericó

Se cree que Jericó es una de las ciudades más antiguas del mundo, si no la más antigua.

También fue la primera ciudad capturada por los israelitas al entrar en la tierra de Canaán después de 40 años de vagar por el desierto después del éxodo de Egipto.

Irónicamente, Jericó (junto con la Franja de Gaza) fue el primer territorio entregado a los palestinos por Israel como parte del acuerdo de paz de Oslo en 1994. Antes del estallido de la Guerra Palestina en 2000, la Autoridad Palestina había estado desarrollando la ciudad con la esperanza de de convertirlo en una importante atracción turística, sobre todo erigiendo un gran casino y hotel en las afueras de la ciudad.

Historia

Jericó se encuentra entre el Monte Nebo al este, las Montañas Centrales al oeste y el Mar Muerto al sur. Además de estas fortificaciones naturales, Jericó también se benefició del riego natural proporcionado por el río Jordán aproximadamente a cuatro millas al oeste, y de los afluentes subterráneos de las Montañas Centrales que alimentaban su famoso oasis. Esta irrigación resultó en una abundante vida vegetal y ayudó a transformar Jericó en un mar verde que fluye en un desierto que de otro modo sería estéril. Además de ser vieja, Jericó es también una de las ciudades más bajas del mundo, a unos 800 pies (244 m) por debajo del nivel del mar.

Los recursos naturales, la belleza y las defensas naturales de Jericó hicieron que se convirtiera en el lugar ideal para el comercio. Estos atributos también la convirtieron en fuente de envidia y una posesión codiciada para los invasores de la antigua Palestina. Dado que Jericó se encuentra aproximadamente en el centro de Palestina, el acceso a sus ciudades-estado vecinas fue una clave importante para la importancia de Jericó tanto para los invasores como para los comerciantes. La ubicación de Jericó era ideal para el establecimiento de rutas comerciales y para el intercambio de comunicaciones.

Según la tradición judía, después de la estadía de 40 años de los israelitas en el desierto, Josué decide que la primera ciudad de Canaán que conquistará es Jericó. Dios le dice que saldrá victorioso e instruye a Josué para que sus tropas marchen alrededor de los muros de la ciudad una vez al día durante seis días. La fuerza será dirigida por siete sacerdotes que caminan junto al Arca de la Alianza que contiene los Diez Mandamientos y tocan cuernos de carneros (shofarot). En el séptimo día, se supone que las tropas darán vueltas a la ciudad siete veces más, luego se ordenará a los sacerdotes que toquen sus cuernos y a los soldados que griten, y los muros de la ciudad, Dios le dice a Josué, se derrumbarán. Esto es precisamente lo que sucede según la Biblia (Josué 6).

Jericó más tarde cayó en manos de los babilonios, pero fue reconstruida cuando a los judíos se les permitió regresar de su exilio. La ciudad siguió siendo un centro turístico durante el dominio de los imperios sucesivos. Para los cristianos, Jericó cobró importancia debido a su asociación con Juan el Bautista, de quien se dice que fue bautizado a orillas del Jordán en el límite oriental de la ciudad (Mateo 3: 13-15), y la historia del tentación de Cristo (Mateo 4: 1-4).

Los romanos destruyeron la ciudad vieja en el siglo I, pero los bizantinos la reconstruyeron en su ubicación actual. La ciudad volvió brevemente a la gloria cuando el califa Hisham Ibn Abd el-Malik construyó su palacio de invierno en Jericó en 743, pero un terremoto destruyó prácticamente toda la ciudad solo cuatro años después. La ciudad más tarde cayó en manos de los cruzados y luego fue recapturada por Saladino. Jericó fue ignorada y abandonada en gran medida durante siglos después.

La decisión de partición de la ONU asignó el área al estado árabe, pero, después de la guerra de 1948, fue controlada por Jordania. Muchos árabes que abandonaron otras partes de Palestina se trasladaron a la zona y se establecieron varios campos de refugiados de la ONU. Un nacionalista palestino llamado Musa Alami fundó una escuela agrícola para capacitar a refugiados en 1951, que todavía está en funcionamiento. Posteriormente, Israel capturó el territorio en la Guerra de los Seis Días.

Sitios

La principal atracción de Jericó es Tel e-Sultan, el sitio de la antigua Jericó. En realidad, poco queda más allá de unas pocas pilas de rocas que los arqueólogos ahora nos dicen que alguna vez fueron partes de torres, escaleras y otras estructuras que datan de al menos 7.000 años. Las escaleras y la pared más antiguas del mundo se encuentran en el sitio. Las capas de 23 civilizaciones antiguas se descubrieron aquí y pueden tener hasta 9.000 años.


Mosaico de la sinagoga Shalom Al Yisrael (WZO)

Cerca se encuentra el manantial de Eliseo, o manantial del sultán, donde el profeta endulzó el agua (II Reyes 2). Esta es la fuente de agua del oasis. Durante la construcción de una casa privada al norte del manantial, los constructores descubrieron el piso de mosaico de una antigua sinagoga decorada con símbolos judíos, como una menorá y un cuerno de carnero. Una inscripción en hebreo dice: "Paz a Israel". Esta es la sinagoga Shalom Al Yisrael. Una segunda sinagoga más antigua, que se cree que fue construida en el siglo V o VI, también fue descubierta por accidente. La sinagoga de Na'aran fue encontrada después de que los turcos otomanos bombardearan una unidad del ejército británico acampada en el lugar. También tiene un piso de mosaico, éste con el Zodíaco, la historia de Daniel en la Guarida de los Leones y fotografías de objetos sagrados del Templo.

Justo enfrente del Tel hay un enorme complejo turístico con tiendas y un restaurante donde paran todos los autobuses turísticos. También se está construyendo un nuevo hotel. Otra nueva incorporación desde la toma de posesión palestina es un moderno teleférico que lleva a los visitantes al Monte de la Tentación. Un monasterio ortodoxo griego del siglo XIX se encuentra en el acantilado. Aquí es donde Satanás le ofreció a Jesús los reinos del mundo a cambio de su homenaje. Dentro del monasterio hay una cueva donde se cree que Jesús permaneció durante los 40 días que pasó en el desierto ayunando después de su bautismo. Al pie de la montaña se encuentran los restos de los ingenios azucareros construidos por los cruzados en el siglo XI.

A menos de dos millas del Viejo Jericó se encuentra el Palacio del Califa Hisham. El edificio data del siglo VII durante el período omeya del Imperio Musulmán. Al parecer, fue diseñado como un lugar de vacaciones de invierno por parte del Califa, pero fue destruido por un terremoto antes de que tuviera la oportunidad de usarlo. Se conservaron partes del edificio y algunos de los artefactos fueron removidos y están en exhibición en el Museo Rockefeller en Jerusalén.

La mayor atracción turística de Jericó en un momento fue el casino Oasis, construido en 1995 tras el acuerdo de paz firmado entre palestinos e israelíes, que era el único establecimiento legal de juegos de azar en la región y un imán para los israelíes. En 1999, obtuvo una ganancia de $ 54 millones de las cerca de 2.900 personas que visitaban el casino a diario, el 99% de ellos israelíes. Sin embargo, en 2000, después del estallido de violencia durante la Guerra Palestina, el casino fue cerrado. La yuxtaposición del casino, ubicado directamente al otro lado de la calle de un campo de refugiados palestinos, no pasó desapercibida para los terroristas palestinos que comenzaron a usar su techo alto para disparar a objetivos israelíes cercanos. Hoy el casino permanece cerrado, a pesar de un intento de un empresario israelí de reabrirlo en 2005.

A unas cuatro millas al este de Jericó (seis km.) Se encuentra el Puente Allenby, uno de los dos puntos de cruce hacia Jordania. El puente lleva el nombre del famoso general que dirigió las tropas británicas durante la Primera Guerra Mundial y ayudó a conquistar gran parte del Medio Oriente, incluida Palestina.

Descargue nuestra aplicación móvil para acceder sobre la marcha a la Biblioteca Virtual Judía


Reminiscencias de los primeros tiempos de "Jericó" - 1925

Reminiscencias de los primeros tiempos de "Jericó"

Afton Enterprise, 16 de abril de 1925

Contado por Sra. Melissa Landers Wilkins, una hija de Isaiah Landers, uno de los primeros pioneros de Jericó [Bainbridge / Afton, Chenango Co., NY]. Ahora [1925], si viviera, tendría más de 115 años. Fue arrastrada en un trineo de mano a las mañanas de la escuela la mayor parte del invierno de 1815, cuando tenía cinco años, por un viejo indio llamado Kunkerpot, uno a quien los otros indios consideraban su jefe, al menos él era quien resolvía sus diferencias. Vivían en invierno en wigwams en un denso bosque detrás de la casa de los Landers, que es la misma casa que no ha estado ocupada por un hijo. Landers de Hial, y luego por su hijo, Willard Landers.

Había una gran chimenea en la gran cocina vieja y la mitad del tiempo, en las frías noches de invierno, dijo, había de tres a seis o siete indios y chirríos acostados en el hogar frente a la chimenea con los pies en el fuego. , y la única manera de hacer que se fueran al final de la noche era invitarlos a manzanas y sidra que les gustaban mucho, luego salían en fila diciendo: "Buenas noches, buena mujer, buenas noches, buen hombre. buen fuego, mucho calor en abundancia ".

Una vieja Squaw, Lispat por nombre, le gustaba demasiado la sidra y solía venir durante el día y mendigarla hasta que la consideraban una molestia. así que un día, cuando vino a mendigar sidra, la señora Landers le dio un poco del fondo del barril que tenía levadura para mantenerlo dulce, y en consecuencia lo que quedaba en el barril era bastante espeso. Se lo bebió sin hacer ningún comentario, pero cuando volvió, le dijo a la señora Landers: "Buena mujer, me gustan un poco más de vuestros emptens y sidra". También estaba dispuesta a servirse lo que quisiera si tenía la oportunidad. .

Isiah Landers, quien por cierto siempre fue por el título militar de "Majorn" tuvo una hija, Clara, quien se caso John Stevensy se dedicó a la limpieza de lo que se ha conocido como la granja Carr. Un día de marzo, teniendo obreros que mantener, cocinó una cena hervida, la tomó todo en una gran fuente de peltre, la colocó en un estante de la despensa cerca de la ventana y la levantó en parte para dejar escapar el vapor. Al regresar a la cocina vislumbró a esta india que pasaba por la esquina de la casa hacia la ventana con una canasta en el brazo, no le dio importancia solo se preguntó por qué no entraba a la casa. Pero cuando fue a colocar su plato sobre la mesa, no encontró ni un trozo de su cena hervida. La vieja india la había deslizado hábilmente de la fuente a su cesta y se dirigía a su wigwam con ella.

En una parte de la granja Major Landers, luego propiedad y ocupada por su nieto, Daniel Landers, es un cementerio indio. Una vez vi una canasta de medio celemín llena de puntas de flechas indias que fueron recogidas en el sitio de ese antiguo lugar de entierro, y a poca distancia de este lado hay un espacio de bastante tamaño donde, en muchas noches de verano, una densa La niebla surge del río al otro lado de la carretera, y los indios dijeron que los malos espíritus vinieron allí para hacer el mal a la gente que pasaba, tanto blancos como indios, y que el Gran espíritu envió la niebla para frustrar sus esfuerzos.

Solía ​​vivir cerca de Major Landers, sola en una casita, una viuda de un soldado revolucionario, llamado "Granny Catlin"quien fue muy puntual para asistir a los servicios de la iglesia cuando se llevó a cabo en una escuela cercana, siempre vistiendo su único buen vestido, un bombazine negro. Pudo haber sido una vez una excelente ama de casa, pero parece que con la edad se había deteriorado en ese sentido. Como no había asistido a la iglesia en varios sábados, un par de mujeres vecinas entraron para preguntar si estaba enferma o cuál era la causa de su ausencia. "La Suz", respondió, "Perdí mi vestido de bombazine y no puedo ir. No puedo encontrarlo por ningún lado, temo que me lo hayan robado y nunca podré conseguir otro para ir a la iglesia".

Su cama, con una cenefa alrededor, estaba en la única sala de estar. Aproximadamente un año después, la anciana salió a la iglesia con su bombazine. Después de los servicios, las mujeres se reunieron a su alrededor y le preguntaron dónde había encontrado su vestido."La Suz", respondió ella, "nunca pensé en mirar debajo de la cama hasta el otro día y allí la encontré tan buena como siempre". Poco tiempo después, cuando tenía entre 90 y 100 años, el gobierno le otorgó una pensión de 8 dólares mensuales. Cuando recibió su primer cheque, se compró un anillo de oro y un percal rojo pavo como vestido. Algunos de sus vecinos pensaron que eso no era lo correcto para ella y se lo dijeron. "La Suz", respondió, "no puedo recordar el momento en que no quería un anillo de oro y un vestido rojo pavo y pensé en conseguirlos y tomar un poco de ellos antes de murió."

La Sra. Wilkins comenzó a enseñar en la escuela en 1827, cuando tenía 17 años. En la época de invierno los eruditos traían papas crudas que alrededor de las 11 en punto, ella tenía que poner las cenizas en la esquina de la chimenea y cubrirlas con brasas para que pudieran ser horneadas al mediodía, y si su pan de maíz, el pastel de Johnny. , o la carne fría estaba congelada, tenía que sacarla de las canastas de la cena y ponerla sobre la chimenea de piedra caliente, para descongelarla y acompañarla con las patatas.

Los maestros entonces solo tenían sábados alternos para ellos solos, abordando el distrito durante la semana, y en un lugar donde ella enseñaba, las niñas del vecindario solían, esos sábados por la tarde, reunirse en el lugar donde ella estaría de visita. con ella. Un tonto del vecindario pensó que estaba bien venir y sentarse con ellos, lo que le agradó mucho más que a ellos. Entonces, la Sra. Wilkins les dijo a las niñas un día que si alguna vez volvía, se divertirían un poco, porque ella le pediría que se casara con ella y vería qué decía.

A pesar de que esto sucedió hace más de cien años, creo que las chicas eran más o menos las mismas que en la actualidad a las que les gustan las bromas, y algunas veces se vuelven contra ellas mismas, como en este caso. Cuando volvió a venir, ella tomó una silla y se sentó cerca de él y comenzó a hablar con él por un rato, luego, inclinándose hacia él, hablando en tono confidencial, dijo: "Estoy cansada de enseñar y me gustaría casarme". . ¿Quieres casarte conmigo?" "Chico, pregúntale a Gal, no Gal, pregúntale a Chico", dijo.

Ninguna niña de la actualidad pensaría en jugar con una piedra como muñeca, como lo hizo la Sra. Wilkins cuando era niña, hace más de un siglo. Tenía la costumbre de jugar junto a un arroyo que corría cerca de la casa, debajo de un árbol por el que corría una parra silvestre. En el borde del agua vio esta piedra. Entonces lo sacaba del agua y lo secaba al sol, lo envolvía en una manta propia y ahí debajo del árbol jugaba con él, sin atreverse a llevarlo a la casa por temor a que los otros niños se rieran. en eso. Pero un día Kunkerpot sorprendió a la "pequeña señorita", como siempre la llamaba, y al siguiente supo que le había tallado una fina muñeca de madera con ojos negros y pelo quemado, bonitos labios rojos y nariz teñida de moras. jugo y para el que su madre hizo un vestido y "¿no me gustó?", dijo.

Muchos, muchos años después, soñó con volver a jugar junto a ese arroyo, y contó su sueño en las siguientes líneas:


Jericó temprano - Historia

"Así fue la batalla de Jericó"
(una historia)

por Jodey Bateman, 8 de mayo de 2002

Jericó está a cinco millas al oeste del río Jordán. Está a unas veinte millas al este de Jerusalén. Mientras que Jerusalén está en una cresta a casi 2,000 pies sobre el nivel del mar, Jericó y la parte baja del río Jordán están a más de 1,000 pies. debajo nivel del mar, la tierra más baja de la tierra.

La palabra Jordan (en hebreo y árabe - Yardan) está relacionada con la palabra hebrea yarda - "descendió" y con el nombre hebreo Jared o Yared - "descendiente, o lo que desciende".

Jericó está a unas seis millas al norte del gran lago salado llamado Mar Muerto al que desemboca el río Jordán.

La gente que vive en Jericó lo llama Riha. En 1980 Jericó tenía unas 12.000 personas, en comparación con solo unas 100 personas en 1870.

A menos de media milla al noroeste de Jericó hay un gran manantial de agua llamado Ein es-Sultan, que significa "El manantial del sultán" en árabe. Es el manantial más grande del valle inferior del Jordán y, a diferencia de muchos manantiales de la zona, el agua siempre fluye sin fallar. El agua forma una piscina que se utiliza para el riego. En los tiempos bíblicos, había tan grandes arboledas de palmeras datileras alrededor del manantial que a veces se llamaba a Jericó "La ciudad de las palmeras". Otros cultivos tradicionales además de los dátiles eran los campos de trigo y las higueras.

Una de las principales razones del crecimiento de Jericó desde 1900 es la introducción de nuevos cultivos, como plátanos, limones y tomates, lo que convierte a la ciudad en un centro de horticultura.

En el lado oeste de la piscina formada por el manantial de Ein es Sultan hay un montículo alto y largo llamado Tell es Sultan, que significa "El Montículo del Sultán".

La gente se trasladó a Tell es Sultan por el agua del manantial cercano. Construyeron pueblos de adobe, uno encima del otro a lo largo de los siglos. La mayoría de las ciudades que construyeron estaban rodeadas por muros de piedra para protegerlos de las tribus de pastores que apacentaban sus ovejas en las praderas cercanas.

En los años secos, cuando las ovejas y las cabras estaban muriendo, las tribus de pastores intentaban atravesar el muro que rodeaba Jericó para asaltar la pequeña ciudad. Si tenían éxito, podrían destruir la ciudad, pero no permanecería en ruinas por mucho tiempo.

La primavera siempre estuvo ahí, haciendo posible el cultivo de trigo y palmeras datileras. Pronto una nueva ciudad sería construida por los descendientes de los sobrevivientes de la incursión, o por las tribus de pastores que hicieron la incursión o por una mezcla de ambos pueblos, o un pueblo completamente nuevo podría aparecer y construir una nueva ciudad. Si alguna de las personas anteriores sobrevivía en el área, la gente nueva se mezclaría con ellos.

La destrucción y la reconstrucción en el mismo lugar durante siglos crearon un montículo de más de 60 pies de altura. Este es el lugar conocido como Jericó en el Antiguo Testamento.

Alrededor de 1900, un alemán llamado Ernst Sellin realizó excavaciones en la antigua Jericó en Tell es Sultan. Luego, de 1930 a 1936, todos los veranos, un inglés llamado John Garstang realizaba excavaciones allí. Una mujer inglesa llamada Kathleen Kenyon realizó más excavaciones en Jericó / Tell es Sultan de 1952 a 1967. Se consideran algunas de las excavaciones arqueológicas más completas y científicas jamás realizadas.

En todo este tiempo, no se ha encontrado ni un solo fragmento de material escrito en Tell es Sultan. Toda la especulación sobre la historia del lugar se basa en cosas como cambios en la cantidad y estilo de la cerámica o los cambios en los planos de las casas de adobe.

En el nivel del suelo en Tell es Sultan había una cultura llamada Natufians (después de otro sitio llamado Wadi en-Natuf donde se encontraron sus restos por primera vez). 11.000 a. C. a 10.000 a. C., hacia el final de la edad de hielo. En lugares como Jericó dejaron el carbón de sus fogatas y las distintivas herramientas de piedra y hueso de animal que usaban. Cazaron las ovejas y cabras salvajes que venían a beber al estanque del manantial de Ein es Sultan.

La primavera también provocó el crecimiento de grandes parcelas de trigo silvestre que los natufianos cosecharon y molieron para hacer harina. (En todos los sitios natufianos como Jericó hay piedras de moler donde muelen su trigo silvestre).

Acampaban en el mismo lugar la mayor parte de cada año en el nivel base en el que algún día crecería el montículo de Tell es Sultan. Algunos de los principales indicadores de que eran un asentamiento fijo (casi) permanente son los esqueletos de ratones que hicieron sus propios asentamientos fijos permanentes para vivir del grano sobrante de los natufianos.

Hubo una breve ola de frío alrededor del 10.000 a. C. (duró unos 200 años) y los natufianos abandonaron el sitio de Jericó. Entonces comenzó el período neolítico.

Las siguientes personas que vinieron a Ein es Sultan se llaman PPNA (las iniciales significan Pre-Pottery Neolitiic A). Hicieron su asentamiento en el manantial alrededor del año 8.000 a. C. Como su nombre indica, no tenían cerámica. (Aunque es un sitio bien conservado en Catal Huyuk, Turquía muestra que tenían vasijas de madera).

Cazaban gacelas y jabalíes. Estos animales continuaron viviendo alrededor de Jericó hasta alrededor de 1880 d.C., y también hubo leopardos viviendo en el área tan tarde que, al igual que los humanos, se alimentaron de la caza salvaje.

Pero la cultura PPNA también crió su propio trigo domesticado. (Los huesos de ovejas y cabras domesticados y los granos de trigo domesticado se pueden distinguir fácilmente de las variedades silvestres).

La gente de PPNA construyó chozas circulares de una habitación en forma de domo de ladrillos de adobe curvos cubiertos con barro enyesado. Los campesinos todavía construyen chozas circulares similares en el noreste de Siria y el sureste de Turquía. Los sitios de la cultura PPNA se encuentran en todo Israel, Jordania, Siria y el norte de Irak, y una aldea agrícola temprana similar de lo que probablemente fue una cultura estrechamente relacionada se encuentra en Catal Huyuk en el centro-sur de Turquía.

Pero las ruinas de Jericó PPNA son el sitio PPNA más grande conocido. En Jericó, la aldea de PPNA estaba rodeada por un muro de 12 pies de alto y seis pies de espesor. Dentro del pueblo había una torre de vigilancia de unos 30 pies de altura. (La mayor parte de la muralla y la torre de vigilancia están en ruinas).

Algunos arqueólogos han dicho que el muro PPNA en Jericó no era para mantener alejados a los asaltantes, sino para bloquear inundaciones y deslizamientos de lodo. Mi propia creencia es que tal muro podría haber mantenido alejados tanto a las inundaciones como a los asaltantes. Se ha encontrado una pared similar en el sitio PPNA en Beidha, Jordania.

PPNA es la primera sociedad agrícola conocida. La propagación de PPNA probablemente fue acompañada de la propagación de un idioma en particular en el Medio Oriente, por lo que la cultura PPNA probablemente fue difundida por un pueblo en particular que expulsó o absorbió a otros pueblos.

El idioma que probablemente fue difundido por PPNA es llamado proto-afroasiático por los estudiosos de la lingüística. No era un idioma escrito, por lo que solo se puede reconstruir a partir de los idiomas escritos que son sus descendientes, como el hebreo, el árabe y el egipcio antiguo.

Aproximadamente en la época en que se construyó la aldea PPNA en Jericó, las ovejas domésticas y el cultivo de cereales se extendieron por África. Aparentemente, las ovejas y el cultivo de cereales se propagaron a África por personas de PPNA que hablaban el idioma proto-afroasiático.

En África hay tres grupos de lenguas afroasiáticas que son tan diferentes de las otras lenguas afroasiáticas que deben haberse separado de las demás ya en el año 8.000 a. C., aproximadamente en la época en que se construía Jericó y las ovejas y los cereales domésticos. se estaban introduciendo en África.

Estos grupos lingüísticos incluyen las lenguas oromo de Etiopía, las lenguas chadic de Chad, Níger y el norte de Nigeria, y las lenguas bereberes de Libia, Túnez, Argelia, Marruecos, Mauritania y el norte de Malí. (En muchos lugares donde antes se hablaban lenguas bereberes, ahora se habla árabe). Por lo tanto, podemos decir que lo más probable es que los primeros aldeanos agrícolas de Jericó hablaran un idioma que era el antepasado del hebreo, el árabe y el antiguo egipcio.

Sus chozas circulares a menudo estaban agrupadas. Todas las cabañas en un grupo estarían conectadas por un muro de adobe, probablemente para evitar que las ovejas y las cabras salieran del patio interior. Si estas personas siguieran las costumbres de pueblos agrícolas similares en África, entonces el esposo tendría una cabaña y cada una de sus esposas tendría su propia cabaña donde vivía con sus hijos. Los muertos fueron enterrados bajo los pisos de las chozas. A menudo, los esqueletos de los muertos no tienen calaveras. La razón de la ausencia de calaveras aparece en PrePottery Neolithic B (PPNB). La cultura que vino después de PPNA.

En PPNB, los cráneos de los muertos se cubrieron con arcilla y sus rasgos se moldearon en la arcilla donde habrían estado sus rostros en los cráneos. Al parecer, estos cráneos cubiertos de arcilla se guardaban en las casas y se les pedía bendiciones y consejos para los vivos. A veces, la gente de PPNB coloca pequeñas conchas marinas que parecen ojos cerrados en los lugares de los cráneos donde habrían estado los ojos.

La gente de PPNB vivía en casas cuadradas de adobe que se parecían mucho al tipo de casas cuadradas de campesinos que todavía son comunes en la mayor parte del Medio Oriente, o entre los indios Pueblo de Nuevo México y Arizona.

PPNB comenzó en algún momento poco después del 7500 a. C. Vivieron allí hasta poco antes del 7.000 a. C. Dejaron pinturas en las paredes que mostraban que realizaban bailes ceremoniales con máscaras. Obtuvieron conchas marinas mediante el comercio y las usaron no solo para hacer ojos en los cráneos de sus muertos, sino que también tallaron conchas marinas en discos circulares, algo así como los discos de concha de heeshee de los indios Pueblo para hacer collares.

PPNB salió de Tell es Sultan poco antes del 7.000 a. C. y el montículo que se había estado construyendo durante casi 1.000 años estuvo desierto durante 1.500 años.

Luego apareció un nuevo grupo de colonos que construyeron casas de pozo en el montículo, muy parecido a las casas de pozo de los primeros indios en Nuevo México y Arizona. Los habitantes de las casas de foso de Jericó en el 5500 a. C. fueron la primera cultura allí en hacer cerámica: tinajas de almacenamiento para el grano.

Llegó un nuevo pueblo que construyó casas de piedra y adobe. La gente pithouse (inusual en Jericó o el Medio Oriente) vivía pacíficamente en el mismo pueblo que los constructores de casas. Poco a poco, todos en la comunidad se fueron a vivir a casas. El sitio volvió a quedar desierto en 4.000 a. C. aproximadamente.

Luego, alrededor del 3500 a. C., se construyó una nueva aldea en la cima del montículo que en ese momento tenía más de 20 pies de altura. Estos nuevos aldeanos construyeron un muro alrededor de su aldea. Había al menos una torre en su muro. Aquí es cuando terminó el Neolítico, la Edad de Piedra tardía.

La cerámica de estos nuevos aldeanos muestra que estaban en contacto con las nuevas culturas de lo que ahora es Irak, donde se estaban construyendo las primeras ciudades del mundo (algunas de estas ciudades en el 3.000 a. C. tendrían hasta 20.000 habitantes).

En Irak y Egipto, las herramientas y armas que comenzaron alrededor del 3500 a. C. estaban hechas de bronce, una mezcla de cobre y estaño. A partir de los estilos de cerámica, es obvio que la gente de la nueva aldea amurallada de Jericó estaba en contacto con los primeros centros de civilización en Irak y Egipto, por lo que incluso en Jericó este período se conoce como Bronce Antiguo.

Al comienzo de Early Bronze, las casas en Jericó se construyeron en un revoltijo y la basura llenó los espacios entre ellas. En las capas posteriores del Bronce Antiguo, Jericó se colocó con esmero en un patrón de cuadrícula y la basura se arrojó sobre la muralla de la ciudad, mientras que las calles se mantuvieron limpias.

Durante el Bronce Antiguo, la mayoría de los árboles de la zona fueron talados para la construcción o para leña. Esto provocó un deterioro en el medio ambiente, lo que significó una menor producción de cultivos y un menor comercio con el mundo exterior.

En algún momento alrededor del final del Bronce Antiguo, del 2300 al 2200 a.C., hubo un conflicto. Los invasores quemaron pilas de leña alrededor de las murallas de Jericó. El calor abrió las paredes y los invasores entraron en Jericó y la destruyeron. Aproximadamente al mismo tiempo, Ai, la ciudad más grande de la zona, fue destruida.

En las crestas que van hacia el norte desde Jerusalén hasta Nablus y Jenin, alrededor de 100 ciudades y pueblos fueron abandonados por esta época. La gente dejó de cultivar cereales a lo largo de las crestas. Solo quedaron unos pocos pastores y sus rebaños.

En Jericó hay campamentos de pastores en el montículo desde el tiempo posterior al final del Bronce Antiguo. Luego, alrededor del año 2000 a. C., los descendientes de estos pastores, junto con un nuevo pueblo cuya cerámica muestra que han venido del norte, construyen una ciudad con muros de piedra de seis a nueve pies que creen que están asentados sobre crestas de tierra compacta. La calle principal, de unos seis pies y medio de ancho, se construyó en escalones hasta la cima del montículo y había una pequeña zanja a lo largo de la calle para recoger el agua de lluvia y evitar que el área se inunde.

Durante el Bronce Medio, había alrededor de 200 asentamientos en las cordilleras de las tierras altas, entre ellos Jerusalén, Hebrón y Nablus (llamado Siquem en la Biblia). Muchos de los lugares que luego serían importantes en la Biblia fueron ciudades importantes en el Bronce Medio. La gente del Bronce Medio eran cananeos.

A principios del Bronce Medio, un gran número de personas de esta área general de Israel / Palestina se asentaron en el delta del río Nilo en el norte de Egipto. Durante un siglo, desde 1750 a. C. hasta 1650 a. C., tuvieron una dinastía de reyes que gobernó el norte de Egipto. Los egipcios los llamaron los hicsos, los reyes pastores.

El período de los reyes hicsos y el asentamiento de personas de Israel / Palestina en el delta del Nilo puede tener alguna conexión con la historia de la Biblia sobre José y sus hermanos en Egipto, donde la familia de José se establece en Egipto para escapar del hambre.

Finalmente, los reyes nativos del sur de Egipto derrocaron a los reyes hicsos alrededor de 1650 a. C. Los hicsos habían traído los primeros caballos y carros de guerra a Egipto. Pero los egipcios aprendieron a manejar caballos y carros ellos mismos y expulsaron a los gobernantes hicsos.

Hacia el final del Bronce Medio, los reyes egipcios comenzaron a expandir su propio control hacia el norte en Israel / Palestina. Al final de Bronce Medio, los invasores quemaron Jericó y dejaron una capa de cenizas de un metro de espesor. El Bronce tardío había comenzado.

En las colinas de las tierras altas desde Jerusalén hacia el norte, de 200 pueblos y aldeas, todos menos unos 25 estaban desiertos.

Jerusalén todavía estaba habitada en el Bronce tardío, pero aparentemente no tenía más de unas 500 personas. Era mucho más pequeña que la Jerusalén de bronce medio. Queda muy poco de la Jerusalén de bronce tardío porque gran parte de la piedra con la que fue construida fue tomada por gobernantes posteriores para construir el gran templo y las murallas de la ciudad.

Jericó del Bronce tardío era un pequeño pueblo sin murallas. La mayoría de los asentamientos en las tierras altas al norte de Jerusalén y Jericó no tenían murallas. Pocos de estos asentamientos tenían más de 300 habitantes.

El asentamiento más poderoso del Bronce tardío fue Hazor en el extremo norte del valle del río Jordán, cerca de lo que ahora es la frontera de Siria. Hazor tenía muros gruesos y un gran palacio.

Egipto dominó el área en el Bronce tardío y los asentamientos más grandes fueron las ciudades a lo largo de la costa como Gaza y Ashkelon y las ciudades fortaleza en los amplios valles de la zona más al norte llamada Galilea, lugares como Hazor y Megiddo.

Al igual que el Bronce Medio, la gente del Bronce tardío se llamaba cananeos, con grupos tan pequeños como los hutitas, jebusties, amorreos, hititas, ferezeos y gergeseos. Pero no vale la pena hablar de Jericó de esta época. Cuando el rey Thutmuse III suprimió en 1450 a. C. una rebelión de 119 ciudades cananeas, no incluyó a Jericó entre ellas. Era solo una aldea sin murallas.

Alrededor de 1360 a. C., Abdi-Heba, el rey de la gran aldea de Jerusalén y las aldeas más pequeñas alrededor de ella, escribió al rey de Egipto "" Los Habiru han saqueado todas las tierras del rey. Si hay arqueros este año, las tierras del rey, mi señor, permanecerán. Pero si no hay arqueros, las tierras del rey, mi señor, están perdidas ".

En otras palabras, el rey de Egipto debe enviar tropas para proteger a Jerusalén y las aldeas circundantes de los Habiru o tomarán el control. El "Habiru" es probablemente la misma palabra que "hebreo".En Bronce Medio y Tardío, Habiru o hebreo significaba pastores que vivían en el país de pastizales altos y no estaban bajo el control de ningún gobernante hasta que bajaban en los inviernos a pastar sus rebaños en los valles, cuando tenían que obtener permiso del pequeños reinos locales.

Pero si los reinos locales eran débiles y los veranos habían sido tan secos que los habiru / hebreos y sus rebaños de ovejas pasaban hambre, entonces podrían asaltar las ciudades y pueblos de los pequeños gobernantes locales. Así que el rey Abdi-Heba de Jerusalén estaba pidiendo tropas a su señor supremo, el rey de Egipto, para proteger las aldeas sujetas a él de los habiru / hebreos.

Pero Akhen-Aton, el rey de Egipto, no envió tropas. Estaba obsesionado con difundir su nueva religión de un dios universal llamado Atón. Cerró los templos y rompió las imágenes y en las inscripciones hizo que se quitara la terminación plural de la palabra "dioses".

Akhen-Aton pasó todo su tiempo construyendo una hermosa ciudad capital nueva sin ídolos. EN los archivos de su ciudad, las tablillas de arcilla con solicitudes de protección de gobernantes locales como Abdi-Heba de Jerusalén se amontonaron en vano.

Finalmente, a la muerte de Akhen-Aton (que pudo haber sido un asesinato), su sucesor, el niño rey Tut-Ankh-Aton, fue devuelto a la antigua capital. Su nombre fue cambiado a Tut-Ankh-Amon. En su nombre se recuperó el culto a los dioses antiguos.

Tut-Ankh-Amon murió joven. Después de un período de posibles reyes, una nueva familia real de generales llegó al trono de Egipto. El más poderoso de ellos fue Ramsés II, quien gobernó desde aproximadamente 1281 hasta 1220 a. C. Mientras que en la época de Ramsés había algunos asentamientos de un pueblo llamado Hititas en la región montañosa alrededor de Jerusalén, había un importante Imperio hitita en lo que ahora se llama Turquía que amenazaba el control egipcio de las áreas que ahora se llaman Siria, Israel / Palestina y Jordania.

Ramsés II se enfrentó a los hititas en batalla en un lugar llamado Cades en el norte de Siria. Ambos ejércitos contaban con al menos 20.000, ejércitos enormes para ese momento. Ramsés dirigió personalmente seis peligrosas cargas de carros contra los hititas.

Ninguno de los bandos ganó la batalla, ambos estaban exhaustos. Grandes ejércitos egipcios habían pasado por lo que hoy es Israel / Palestina para luchar en Cades en 1268 a. C. Dieciocho años después, Ramsés no pudo evitar que la más grande de las ciudades fortificadas cananeas, Hazor, fuera destruida en 1230 a. C.

Según el libro de Josué en la Biblia, Hazor fue destruida y su rey Jabin (o Iabin) murió en un ataque de un líder de guerra hebreo llamado Josué. Según el siguiente libro, el libro de los Jueces, el ataque a Hazor fue varias generaciones después y fue dirigido por una líder hebrea llamada Deborah.

Ambos relatos bíblicos dan el nombre del rey de Hazor como Jabin. Esto corresponde al nombre "Ibni Rey de Hazor" en una tablilla de arcilla de esa época, una de las pocas piezas de material escrito de Hazor, o de cualquier otro lugar de Israel / Palestina. Trescientos años antes, en la Edad del Bronce Medio, Hazor tenía un rey llamado Ibni-Addu, por lo que Iabin / Jabin o Ibni pueden haber sido un nombre favorecido por la familia real.

Ambos relatos bíblicos de la destrucción de Hazor dicen que fue una de las últimas ciudades cananeas en ser destruidas por los hebreos. La evidencia arqueológica indicó que Hazor fue uno de los primero Las ciudades cananeas serán destruidas alrededor del final del Bronce Tardío y el comienzo de la Edad del Hierro Temprana. (No mucho después, 1207 a. C., el rey Merneptah de Egipto luchó contra "Israel").

Varias ciudades cananeas fueron destruidas entre 1250 a. C. y 1150 a. C., pero los hebreos parecen haber destruido solo una parte de ellas. Muchos de ellos fueron destruidos por invasores de habla griega llamados filisteos que se establecieron en muchas de las ciudades costeras, en particular la ciudad de Gaza.

El Libro de Josué enumera 17 ciudades cananeas que se suponía que Josué había destruido. De estas ciudades, se han identificado 11. Tres de ellos fueron destruidos en el marco de tiempo general de Josué - 1230 a. C. a 1130 a. C., por lo que estos tres habrían sido destruidos en o poco después de la época de Josué; incluyen a Hazor.

Tres más de las 11 ciudades fueron destruidas antes de la época de Josué. Se supone que destruyó a Ai, pero Ai era la ciudad más grande de la zona en la Edad del Bronce Antiguo. Fue destruido a finales del Bronce Antiguo (2200 a. C.) y nunca se reconstruyó.

Ai había sido una gran ciudad en su día. Era diez veces más grande que la cercana Betel, que era una ciudad importante en el Bronce Medio. La palabra Ai significa "Ruina" en hebreo. Probablemente, el nombre original de la ciudad se había olvidado durante mucho tiempo a fines del Bronce tardío y principios del Hierro temprano. El Libro de Josué dice que Josué dejó a Hai "un montón de ruinas hasta el día de hoy". El nombre árabe actual de Ai es Khirbet et-Tell, que podría traducirse como "un montón de ruinas". Aparentemente, las ruinas de Ai fueron grandes y conspicuas durante cientos de años después de su destrucción y quienquiera que fuera el primer conquistador de Ai, podría haberse identificado con un conquistador posterior.

Otro lugar que se suponía que Josué había destruido era Arad. Sin embargo, Arad también fue destruida hacia el final de la Edad del Bronce Antiguo. No se reconstruyó hasta finales de la Edad del Hierro, entre el 900 y el 600 a. C.

El tercero y más famoso fue Jericó. Jericó fue destruida a finales del Bronce Antiguo poco antes del 2200 a. C. Fue reconstruido y destruido de nuevo alrededor de 1550 a. C. al final de la Edad del Bronce Medio. A fines de la Edad del Bronce, Jericó era solo un pueblo sin murallas. Una vez más, la historia de Jericó, y las paredes que se derrumban, puede haber sido una tradición de una conquista anterior aplicada a una época posterior.

Se dice que Josué proviene de la tribu de Efraín del pueblo de Israel, el más poderoso de los pueblos hebreos de la Edad del Hierro. En el Libro de Crónicas de la Biblia, el nombre de Josué se da como Oseas - lo mismo que un rey posterior de Israel. También es el mismo que el nombre del profeta. Oseas - que era de la tribu de Efraín de Josué. (Según la Biblia, la gente de Efraín no podía pronunciar el sonido "sh" en su dialecto. En lugar de "Shibolet", decían "Sibolet". Por lo tanto, el nombre Oseas, que probablemente era el nombre original de Josué, se habría pronunciado Oseas. , como el nombre del profeta en el dialecto de Efraín. Y en hebreo, los israelíes se escriben como si debieran pronunciarse Ishrael. Sin embargo, se pronuncia sin el sonido "sh", probablemente reflejando el dialecto de la tribu de Efraín, de donde pudo haberse originado el nombre de Israel.

A finales de la Edad del Hierro, comenzando alrededor del 900 aC, había dos Reinos separados: Israel, centrado en el territorio de la Tribu de Efraín y al sur de Judá (de donde proviene la palabra "judío") que se centra en Jerusalén. . Israel era originalmente un área más próspera que Judá y tenía una población más grande que Judá. De la misma manera, durante la Edad del Bronce Medio, el área que luego se conoció como Israel tenía una población más grande y era más próspera que el área que luego se conoció como Judá; gran parte de Judá era semidesértica.

Durante el Hierro Tardío, comenzando alrededor del 900 a. C., Jericó era parte del reino norteño de Israel. Alrededor del 850 a. C., un hombre llamado Hiel reconstruyó nuevamente las murallas de Jericó, que habían estado en ruinas durante 700 años. Se suponía que había una antigua maldición de Josué de que quien reconstruyera Jericó sólo podía hacerlo a costa de sus hijos mayores y menores, literalmente, que él "pondría los cimientos sobre ellos". Al parecer, Hiel sacrificó a sus hijos y enterró sus cuerpos bajo las piedras de los muros de Jericó. Este uso de un sacrificio humano para fortalecer los cimientos de un nuevo edificio era común en la antigüedad.

Poco después de que Hiel reconstruyera los muros de Jericó, según el Segundo Libro de los Reyes de la Biblia, las personas que se mudaron a Jericó encontraron que el agua del estanque del manantial de Ein es Sultan era tan amarga que era imposible beberla.

(El agua en Ein es Sultan se vuelve demasiado salobre para beber debido a algún cambio en la química del suelo, o disminuciones repentinas en el suministro de agua de Ein es Sultan; estos dos factores pueden haber causado que Jericó fuera peroídicamente desierta tanto como las invasiones de el exterior.)

Según el segundo Libro de los Reyes, el profeta Eliseo cortó un árbol pequeño y lo sumergió en el estanque de Ein es Sultan. Se dice que las hojas del árbol "curaron" las aguas del estanque y las volvieron potables, para que la gente pudiera vivir en Jerricho.

A partir de las fechas de los reyes con cuyos reinados está asociado Eliseo, la curación de los manantiales habría tenido lugar no mucho antes del 800 a. C.

Luego, en el 721 a. C., el Imperio Asirio conquistó el reino norteño de Israel. Miles de refugiados huyeron de Israel al sur del Reino de Judá. También Judá se apoderó de parte del antiguo territorio de Israel, incluido Jerricho.

El rey Ezequías de Judá y su bisnieto el rey Josías estaban fuertemente bajo la influencia de los profetas que querían abolir la adoración de todos los dioses excepto un dios llamado Yahvé. Según los profetas, Israel había sido castigado por Yahvé por adorar a otros dioses y a los asirios se les había permitido conquistarlos por su idolatría.

Los reyes y profetas de Judá intentaron unir a su pueblo con los refugiados de Israel y el pueblo de los territorios de Israel que habían ocupado recientemente después de la conquista asiria, lugares como Jericó. Se les ocurrió una historia nacional que incorporaría a los pueblos estrechamente relacionados de Israel y Judá como el único pueblo de Israel.

A Oseas u Oseas, el gran héroe de Israel se le dio un nuevo nombre de Josué - en hebreo Yeho-shua, que significa "Yahweh ha salvado". Se decía que era responsable de la destrucción de la ciudad de Arad, del Bronce Antiguo, en el territorio de Judá, que había sido reconstruida recientemente. Se dice que Josué pronunció un discurso instando a su pueblo a renunciar a todos los dioses que habían adorado excepto al único dios.

Después de la muerte del rey Josías, se intentó restaurar la adoración de los ídolos. Poco después, en el 586 a. C., el Imperio babilónico conquistó Judá. Los babilonios destruyeron Jerusalén y también Jericó; no se construyó ninguna otra ciudad en el montículo de Tell es-Sultan después de la Edad del Hierro tardía.

El pueblo de Judá fue gobernado por los babilonios, los persas y luego los seléucidas, los descendientes del general Seleuco de Alejandro Magno. Judá no recuperó su independencia hasta el año 167 a. C. Poco después se construyó un palacio de invierno en Jericó para los nuevos gobernantes judíos, los macabeos. Como Jericó estaba a una altitud mucho más baja que Jerusalén, hacía mucho más calor en el invierno. El nuevo palacio de invierno estaba a unas dos millas al sur del montículo de Tell es-Sultan, donde Jericó había estado durante todos esos miles de años. Estaba aproximadamente a media milla al oeste de Riha, la actual ciudad de Jericó.

El palacio estaba cerca de un arroyo profundo ahora llamado Wadi Kelt (wadi significa arroyo o arroyo de medio tiempo en árabe). Mientras que el Wadi Kelt estaba seco en verano, en invierno fluía con agua de la temporada de lluvias en las tierras altas sobre Jericó. El agua se canalizó para hacer piscinas para el palacio.

En uno de estos estanques, Herodes hizo que su cuñado Aristóbolus, el último heredero del trono macabeo, se ahogara para que Herodes pudiera reclamar el trono para sí mismo.

Cerca del palacio, Herodes construyó una fortaleza a la que llamó Cipros en honor a su madre. Más de 300 años después de la época de Herodes, la fortaleza de Cypros se convirtió en un monasterio cristiano. También había un gran anfiteatro de adobe para la realización de carreras de carros. Una ciudad creció alrededor del palacio de invierno. Esta es la Jericó que visitó Jesús durante el gobierno romano.

Esta Jericó fue destruida por los romanos cuando aplastaron el levantamiento judío del 70 d.C., pero las ruinas del palacio de invierno y el estadio de carreras de carros se podían ver hasta el 330 d.C. cuando los primeros peregrinos cristianos visitaron la zona. La ciudad actual de Riha, la forma más actual de Jericó y otra aldea al norte y al este de Jericó llamada Al Awja crecieron para vender comida y refugio a los peregrinos cristianos que venían a ver el río Jordán donde Jesús había sido bautizado. En Al Awja, seis millas al noreste de Jericó, había una capilla que exhibía doce piedras para los peregrinos. Se decía que estas piedras formaban un círculo llamado Gilgal, que significa "Dando vueltas" en hebreo. Se dice que Josué colocó estas piedras en un círculo como un santuario sagrado y se dice que los jóvenes fueron circuncidados allí. Los arqueólogos han encontrado las ruinas de la capilla, pero los doce pisos que contenía han desaparecido.

Después de la conquista musulmana alrededor del 650 d.C., pocos peregrinos cristianos llegaron a Jericó hasta que los cruzados conquistaron Jerusalén en 1099 d.C. Después de eso, los peregrinos continuaron llegando hasta 1480. Luego hubo un período de guerra entre los reyes cristianos de Europa y los turcos. Los peregrinos comenzaron a llegar nuevamente después de 1800. Tuvieron que pagar guías para protegerlos de los bandidos. (Los guías por lo general pertenecían a la misma tribu del desierto que los bandidos). El camino de Jerusalén a Jericó había sido durante mucho tiempo conocido por los bandidos. Jesús habla del buen samaritano cuidando a un judío que había "caído en manos de ladrones", es decir, cómo las personas pueden "ser prójimas" de aquellos que eran sus enemigos tradicionales.


Vida temprana y carrera

Nacida el 5 de enero de 1906, hija de Sir Frederick Kenyon, director del Museo Británico, Kathleen Kenyon casi nació para el papel de "Gran Dama de la Arqueología", en el que más tarde se convertiría. Asistió a la Universidad de Oxford, donde estudió historia moderna, pero debido a la influencia de su padre, había desarrollado un gran interés por la arqueología. Uno casi puede imaginarla pasando su tiempo libre como una niña en los pasillos y las vastas cámaras de almacenamiento del Museo Británico, al tanto de los tesoros que la mayoría de los miembros del público nunca verían. Después de todo, la casa de sus padres estaba vinculada al museo.

Dentro del Gran Recinto, que forma parte de las ruinas del Gran Zimbabwe. ( Dominio publico )

Kathleen se graduó en 1929 y su primera experiencia de trabajo de campo fue en la lejana África, donde se unió a un equipo arqueológico de mujeres, excavando el Gran Zimbabwe. Bajo la dirección de Gertrude Caton-Thompson, estuvo expuesta a un método arqueológico rígido, una excavación adecuada, una documentación meticulosa y una interpretación cuidadosa. Flinders Petrie había sido un gran defensor de prestar atención a la estratificación y la reconstrucción tridimensional mediante tarjetas de campo y notas, fotografías, áreas demarcadas y toma constante de niveles. Caton-Thompson se apegó a las estrictas técnicas arqueológicas de Petrie y sus hallazgos crearon controversia en la Asociación Británica a quien tenía que informar. Ella atribuyó las ruinas de Zimbabwe a una antigua civilización negra sofisticada. La adherencia de Caton-Thompson a la evidencia de sus hallazgos, a pesar de la controversia, resultó ser una lección valiosa para Kathleen Kenyon más adelante en su vida.

Teatro Romano en Verulamium excavado por Kathleen Kenyon (CC BY-SA 2.0)

¿Te gusta esta vista previa y quieres seguir leyendo? ¡Usted puede! ÚNETE A NOSOTROS ALLÍ ( con acceso fácil e instantáneo ) ¡y mira lo que te estás perdiendo! Todos los artículos Premium están disponibles en su totalidad, con acceso inmediato.

Por el precio de una taza de café, obtienes este y todos los otros grandes beneficios en Ancient Origins Premium. Y, cada vez que respalda AO Premium, respalda el pensamiento y la escritura independientes.

Imagen superior: Las siete trompetas de Jericó, de James Tissot. ( Dominio publico )


Rahab The Prostitute & # 8217s House en Jericó

Muchos no conocen la historia de la prostituta Rahab que salvó a los espías judíos de Josué de las manos del rey en Jericó. La ciudad de Jericó fue la primera ciudad importante que los judíos conquistaron cerca de Su Tierra Prometida. Todo esto ocurre c. 1400 antes de Cristo.“Entonces Josué, hijo de Nun, envió secretamente a dos hombres desde (el campamento de los israelitas) como espías, diciendo: 'Id, ved la tierra, especialmente Jericó'. Fueron, pues, y entraron en la casa de una prostituta que se llamaba Rahab, y pasaron la noche allí. Al rey de Jericó se le dijo: 'Algunos israelitas han venido aquí esta noche para explorar la tierra.' Entonces el rey de Jericó envió órdenes a Rahab: 'Saca a los hombres que han venido a ti, que entraron en tu casa, porque han ven sólo a buscar por toda la tierra. ”Pero la mujer tomó a los dos hombres y los escondió. Luego dijo: 'Es cierto, los hombres vinieron a verme, pero no sabía de dónde venían. Y cuando llegó el momento de cerrar la puerta al oscurecer, los hombres salieron. A dónde fueron los hombres, no lo sé. Persíguelos rápidamente, porque puedes alcanzarlos ''. Sin embargo, los había subido al tejado y los había escondido con los tallos de lino que había colocado en el tejado.Los hombres los persiguieron por el camino del Jordán hasta los vados. Tan pronto como los perseguidores salieron, la puerta se cerró.

Antes de que se fueran a dormir, ella se acercó a ellos en el techo y les dijo a los hombres: 'Sé que el Señor les ha dado la tierra, y ese temor por ustedes ha caído sobre nosotros, y que todos los habitantes de la tierra derretirse de miedo ante ti. Porque hemos oído cómo el Señor secó las aguas del Mar Rojo delante de ti cuando saliste de Egipto, y lo que hiciste con los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, Sehón y Og, a quienes destruiste por completo. . Tan pronto como lo escuchamos, nuestros corazones fallaron, y ninguno de nosotros tuvo valor gracias a ti. El Señor tu Dios es en verdad Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. Ahora bien, ya que te he tratado con bondad, júrame por el Señor que tú a tu vez tratarás con bondad a mi familia. Dame una señal de buena fe de que perdonarás a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas y a todos los que les pertenecen, y librarás nuestras vidas de la muerte ". Los hombres le dijeron:" ¡Nuestra vida por la tuya! Si no cuenta este asunto nuestro, le trataremos con bondad y fidelidad cuando el Señor nos dé la tierra ".

Luego los bajó con una cuerda a través de la ventana, porque su casa estaba en el lado exterior de la muralla de la ciudad y ella residía dentro de la muralla misma. Ella les dijo: 'Id hacia la región montañosa, para que los perseguidores no os alcancen. Escóndete allí durante tres días, hasta que los perseguidores hayan regresado, luego puedes seguir tu camino. Los hombres le dijeron: 'Seremos liberados de este juramento que nos hiciste jurarte si invadimos la tierra y no atas este cordón carmesí en la ventana por la que nos defraudas, y no recoges. en tu casa tu padre y tu madre, tus hermanos y toda tu familia. Si alguno de ustedes sale por las puertas de su casa a la calle, será responsable de su propia muerte, y seremos inocentes, pero si se impone una mano sobre cualquiera que esté con ustedes en la casa, llevaremos la responsabilidad por su muerte. Pero si cuenta este asunto nuestro, seremos liberados de este juramento que nos hizo jurarle. Ella dijo: "De acuerdo con tus palabras, que así sea". Los despidió y se fueron.Luego ató el cordón carmesí en la ventana ". Josué 2: 1-21

“El séptimo día, ellos (los judíos) se levantaron al amanecer y marcharon alrededor de la ciudad siete veces de la misma manera, excepto que ese día dieron siete vueltas alrededor de la ciudad. La séptima vez, cuando los sacerdotes tocaron la trompeta, Josué ordenó al ejército: “¡Griten! ¡Porque el Señor te ha dado la ciudad! La ciudad y todo lo que hay en ella deben ser consagrados al Señor. Solo Rahab la prostituta y todos los que están con ella en su casa se salvarán, porque ella escondió a los espías que enviamos. Pero manténgase alejado de las cosas consagradas, para que no provoque su propia destrucción al tomar ninguna de ellas. De lo contrario, harás que el campamento de Israel sea destruido y le traerás problemas. Toda la plata y el oro y los artículos de bronce y hierro son consagrados al Señor y deben ir a su tesoro ". Cuando sonaron las trompetas, el ejército gritó, y al sonido de la trompeta, cuando los hombres dieron un fuerte grito, el muro se derrumbó y todos cargaron directamente y tomaron la ciudad. “Josué 6: 15-20La mayoría de los escépticos y otros tienen poca fe en esta historia de un suceso milagroso en Jericó. Pero en 1907-09, las excavaciones alemanas bajo Carl Watzinger descubrieron una parte de la muralla norte de la ciudad de Jericó donde vivían los pobres y los indeseables. Esa porción de Jericó de 8 pies de alto no cayó.

& # 8220Rahab & # 8217s Muro & # 8221 - Jericó Plano de la ciudad de Jericó y la casa de Rahab - Biblioteca Pública de Nueva York

El Antiguo y el Nuevo Testamento tratan muy bien a Rahab la ramera. Sabemos por Josué 6:25 que:

"Pero Josué perdonó a Rahab la prostituta, con su familia y todos los que le pertenecían, porque escondió a los hombres que Josué había enviado como espías a Jericó, y ella vive entre los israelitas hasta el día de hoy".

Rahab, la prostituta cananea / gentil no solo vivió con los israelitas después de la caída de Jeriicó en el 1400 a. C., sino que se casó con un hombre judío, Salmon, cuyo padre había estado con Moisés.Rahab y Salmon tuvieron un hijo llamado Booz que, también, se casó con una gentil llamada Rut. El libro de Rut en el Antiguo Testamento es, quizás, la historia de amor más antigua registrada. Rut y Booz tuvieron un hijo, Obed, que era el abuelo del rey David.

LO MÁS IMPORTANTE, Rahab la Prostituta / Ramera está en el linaje de Jesús de Nazaret, Nuestro Salvador. El Nuevo Testamento comienza con su nombre incluido en la genealogía de Jesús:

“Esta es la genealogía de Jesús el Mesías hijo de David, el hijo de Abraham Abraham fue el padre de Isaac, Isaac el padre de Jacob, Jacob el padre de Judá y sus hermanos, Judá el padre de Pérez y Zera, cuya madre Tamar (que se prostituyó en Génesis 38: 12-23), Pérez el padre de Hesrón, Hezrón el padre de Ram, Ram el padre de Aminadab, Aminadab el padre de Naasón, Naasón el padre de Salmón, Salmón el padre de Booz, cuya madre era Rahab, (la prostituta / ramera) Booz padre de Obed, cuya madre fue Rut, Obed padre de Isaí e Isaí padre del rey David. David era el padre de Salomón, cuya madre había sido la esposa de Urías. "Mateo 1: 1-6

(David hizo matar al esposo de Betsabé para poder casarse con ella — II Samuel 11: 1-17)

Como se puede ver en la genealogía de Jesús, hay muchos santos, muchos pecadores en el linaje de Jesús. y muchas personas pecaminosas como tú y yo.

En el Nuevo Testamento, Rahab es un ejemplo de una mujer de FE:

"Por la fe, la prostituta Rahab, porque dio la bienvenida a los espías, no fue asesinada con los desobedientes". Hebreos 11:31

Porque el muro donde estaba su casa no se derrumbó.

"De la misma manera, ¿no se consideró justa a Rahab la prostituta por lo que hizo cuando dio alojamiento a los espías y los envió en una dirección diferente?" Santiago 2:25

PERO hay “redención” para ti y para mí. "Si confesamos nuestros pecados (Dios por medio de Cristo) es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad". 1 Juan 1: 9En los tiempos del Antiguo Testamento, fue la FE de Rahab en el Dios judío Yahweh lo que obtuvo su seguridad y la seguridad de su familia de la destrucción de Jericó.Sandra Sweeny Plata


Una antigua ciudad oasis conectada

La ciudad de Jericó, en lo que hoy es Cisjordania, creció alrededor de un manantial abundante. Ya en el 10,500 a.C., la gente comenzó a reunirse en este oasis. Finalmente se establecieron, cultivaron y domesticaron animales.

A principios del tercer milenio surgió una ciudad fortificada y luego el palacio de un gobernante. El recurso más preciado de la ciudad, su suministro constante de agua dulce, la hizo próspera y le permitió comerciar con lujos de otras tierras.

La última temporada de excavaciones también reveló evidencia de lazos continuos entre Jericó y Egipto varios siglos después del hallazgo cosmético, un entierro único que data de aproximadamente 1.800 a. C., la época del Reino Medio de Egipto.

A diferencia de excavaciones anteriores, que han descubierto grupos de tumbas ricas, muy probablemente reales, en el área rodeada por los muros del palacio, el equipo ítalo-palestino encontró un entierro claramente diferente justo debajo del piso del palacio, una indicación de estatus especial.

Esta cámara funeraria de élite contenía los restos de dos personas: una niña de nueve o diez años adornada con joyas y una mujer adulta que presumiblemente era una asistente. Los arqueólogos también descubrieron los huesos de dos animales jóvenes sacrificados, una gacela y una cabra, así como seis vasijas de cerámica.

La vasija más interesante fue una pequeña jarra negra bruñida que se encontró junto al cráneo de la hembra más joven. Contenía un perfume o un ungüento y es posible que se haya dejado en este lugar para que el difunto pueda oler aromas dulces por toda la eternidad.

Los adornos de la joven aristócrata incluían dos pares de aretes de bronce, una pulsera de bronce, un alfiler de bronce en el hombro izquierdo que probablemente cerraba su túnica, un collar de cuentas con un conjunto de cornalina entre pares de cristales de roca y un anillo de sello de bronce con un tipo local. de escarabajo que estaba inscrito con carteles protectores.

Un segundo escarabajo de piedra, que descansaba sobre el pecho de la niña, tenía jeroglíficos que atestiguan la influencia cultural de Egipto en las élites de Jericó.

Dos carteles en el escarabajo 'DJ y señor, representan un conocido título egipcio de "administrador de canales". Se remonta al Reino Antiguo de Egipto (2.575-2.150 a.C.), y es posible que los gobernantes de Jericó se hayan apropiado del título unos tres siglos después. El título habría sido especialmente apropiado en esta ciudad, donde la gente había aprendido a aprovechar el poder agrícola del agua, y se había beneficiado enormemente de eso, como también lo habían hecho los antiguos egipcios.

Dos signos más en el escarabajo, un león agachado y el sol saliendo sobre una colina, representan rw y decir ah, que forman el nombre Rwha, o Ruha. Nunca se ha identificado tal nombre personal entre los egipcios o la población cananea local, dice Nigro, pero bien puede haber sido el nombre antiguo de Jericó. Si ese es el caso, este joven real probablemente fue enterrado con un escarabajo que llevaba el título de gobernante de la ciudad.


Enciclopedia del Nuevo Mundo escritores y editores reescribieron y completaron el Wikipedia artículo de acuerdo con Enciclopedia del Nuevo Mundo normas. Este artículo se rige por los términos de la licencia Creative Commons CC-by-sa 3.0 (CC-by-sa), que puede utilizarse y difundirse con la debida atribución. El crédito se debe según los términos de esta licencia que puede hacer referencia tanto al Enciclopedia del Nuevo Mundo contribuyentes y los contribuyentes voluntarios desinteresados ​​de la Fundación Wikimedia. Para citar este artículo, haga clic aquí para obtener una lista de formatos de citas aceptables. Los investigadores pueden acceder a la historia de las contribuciones anteriores de los wikipedistas aquí:

El historial de este artículo desde que se importó a Enciclopedia del Nuevo Mundo:

Nota: Es posible que se apliquen algunas restricciones al uso de imágenes individuales que se licencian por separado.


Ver el vídeo: Для истинных ценителей эстетики. Обзор игры Clive Barkers Jericho Greed71 Review (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Nibar

    Fue interesante de ver!!!

  2. Daimi

    No tengo duda sobre ello.

  3. Ivan

    No me molesta.

  4. Pearce

    Bien hecho, has sido visitado por la notable idea

  5. Shayan

    Hablemos de este tema.

  6. Sanersone

    Estas equivocado. Puedo probarlo. Escríbeme en PM.

  7. Nyle

    Es una frase notable, muy útil.



Escribe un mensaje